Público
Público

Rubalcaba prohibirá el pago en efectivo de facturas superiores a 3.000 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El candidato del PSOE para las elecciones del 20N, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha comprometido hoy a, si gobierna, elevar de 5 a 10 los años para que prescriban los delitos fiscales y prohibirá el pago en efectivo de las facturas por encima de los 3.000 euros.

Rubalcaba ha adelantado estas promesas electorales en un acto con tuiteros a través de "twitcam (con vídeo) desde la sede socialista de la calle Ferraz, en Madrid.

El candidato ha escrito personalmente el primer "tuit", dando comienzo al acto, y luego se ha sometido a una "twitterentrevista", en la que Rubalcaba ha tenido 9 segundos para contestar a las preguntas que le han planteado los internautas a través de la red social de los 140 caracteres, siempre y cuando hayan puesto la etiqueta #yorespondo.

Dado el poco espacio que tiene Twitter, sus respuestas han tenido que adaptarse, de manera que cuando le han preguntado por la entrevista con ETA que hoy publica el diario "Gara" sólo ha podido decir: "Lo único importante es que esta es la primera campaña electoral sin violencia".

Rubalcaba ha intentado someterse a la disciplina del Twitter, pero en algún caso no lo ha conseguido, aunque el moderador, muy estricto al principio, ha actuado con más flexibilidad y el candidato ha sobrepasado el límite impuesto para responder a todo tipo de preguntas que los tuiteros le han planteado.

Entre ellas, una sobre la transparencia que debería haber en las partidas de la Casa Real. "Todos los presupuestos se examinan en el Congreso y todas las partidas se examinan en el Congreso y se votan en el Congreso", ha respondido sin entrar en más detalles.

Dado el formato de la entrevista, al candidato no le ha quedado más remedio que responder de forma escueta a muchas de las preguntas y, así, ha asegurado que, si gana, no cambiará la Ley del Tabaco, no centralizará la Sanidad ni la Educación, modificará en profundidad la Ley Electoral, pero no la someterá a referéndum, y revisará, como hizo Alemania, el tamaño de las Fuerzas Armadas.

Rubalcaba, a quien no le preocupa, tal y como ha dicho, la supuesta implicación del ministro de Fomento, José Blanco, en el "caso Campeón", ha adelantado lo primero que va a hacer si gana el 20N: convocará a partidos, empresarios y sindicatos para alcanzar un acuerdo sobre el empleo.

Marruecos será el primer país que visite Rubalcaba si llega a la Moncloa. Y si no llega, no tiene intención de emular a Joaquín Almunia y no abandonará sus responsabilidades políticas en la noche del 20N.

"Esa noche no me iré", ha zanjado Rubalcaba, que, sin embargo, no ha querido adelantar cuál sería su actitud si pierde y ha insistido en que, de ser así, comunicará su decisión el 21, el 22, el 23 ó el 24, porque es "una persona reflexiva".

Rubalcaba está ahora "corriendo la recta final y recortando terreno" y distancias con el PP, algo que percibe en su gente y en la sociedad.

Una buena parte de las preguntas se han referido a la situación económica, de la que se puede salir, pero no solo con ajustes y manteniendo el euro, porque su desaparición sería una "tragedia".

El candidato ha ido desgranando algunas de las propuestas económicas de su partido ya conocidas, pero ha tenido también tiempo para hablar de otras iniciativas, como su intención de subir la partida para becas o la de mantener el "plan Bolonia", que ha calificado de "magnífico".

"Aceptar a Cataluña como es" es su receta para las relaciones del Estado con esa comunidad, aunque de momento no es partidario del pacto fiscal que propone CiU porque el actual sistema de financiación "está dando más dinero" a todas las comunidades. Cuando caduque el modelo "será el momento de hablar", ha apostillado.

No se plantea Rubalcaba derogar los concordatos con la Santa Sede, y aunque ha reconocido que "hay que hacer" una ley de Libertad Religiosa, no ha incluido esa propuesta en su programa.

Con la conciencia tranquila, como ha dicho, Rubalcaba se siente bien consigo mismo y "muy responsabilizado", algo que a veces le "quita un poco el sueño".