Público
Público

Rubalcaba: El secuestro en Mauritania podría ser de Al Qaeda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secuestro de tres cooperantes españoles de la ONG Barcelona Acción Solidaria el domingo cuando viajaban por Mauritania en un convoy con ayuda humanitaria podría ser obra de Al Qaeda en el Magreb Islámico, dijo el lunes el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

"Aunque no se puede a estas horas decir nada completamente seguro, todo apunta a que se trata de un secuestro", declaró el ministro en Radio Nacional de España.

"De ser así, como me temo que es, todo parece que sería un secuestro de AQMI, Al Qaeda en el Magreb Islámico, no sería el primer secuestro que hace en esa zona de cooperantes europeos o norteamericanos", agregó desde Bruselas, donde asiste a una reunión de ministros del Interior de la UE.

El suceso tuvo lugar a las 19.30 de la tarde, hora local, en la carretera principal que une la ciudad costera de Nuadibú con Nuakchot y a unos 150 kilómetros de la capital, cuando Albert Vilalta, Alicia Gámez y Roque Pascual fueron secuestrados del todoterreno en el que viajaban, el último de una caravana de la ONG.

Al perder el contacto con el vehículo, otro fue a comprobar qué ocurría y lo encontró vacío, en medio de la carretera, con las luces encendidas y las puertas abiertas, según Alex Recolons, periodista de la Agencia Catalana de Noticias, que viaja en la expedición. Además, señaló que del vehículo no desapareció ni el dinero en efectivo ni los ordenadores portátiles.

"Es una carretera que está muy controlada. De hecho, el embajador (de España en Mauritania, Alonso Dezcallar), nos dijo que era sorprendente que se hubieran atrevido a hacer este acto allí", declaró Recolons en Radio Nacional.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, afirmó desde Lisboa que "no ha habido ninguna reivindicación y no ha habido ningún contacto", pero que el presidente de Mauritania, Mohamed Ould Abdel Aziz, le dijo que "todo parece indicar" que podría ser la organización integrista.

En cambio, José Ramón Jiménez, responsable de comunicación de la ONG que también viajaba en el convoy, recalcó que "no hay ninguna pista".

"Todo está en el terreno de las especulaciones. Cada uno puede especular lo que le parezca, podemos jugar a lo que sea, pero hasta que no se sepa (...) no podemos decir nada", dijo también en RNE.

El resto de la expedición se encuentra en un hotel de Nuakchot tras llegar el lunes de madrugada acompañados por la Gendarmería mauritana y personal de la embajada española.

El convoy con ayuda humanitaria de organizaciones catalanas partió de Barcelona el 22 de noviembre, atravesó Marruecos, se dirigía a Senegal e iba a terminar en Gambia. Entre los 100.000 kilos de material de ayuda que pensaba distribuir en esta caravana anual había desde ordenadores a máquinas de coser.

BÚSQUEDA

Moratinos indicó que Mauritania ha establecido un dispositivo por tierra y aire para evitar los movimientos de los secuestradores, a pesar de las dificultades del desierto, y que cuentan con la total cooperación de las autoridades tanto de este país como del vecino Mali. Añadió que han ofrecido la cooperación española.

Este ataque intensificará los temores por la seguridad en la desértica república del oeste de África, en la que operan bandas armadas relacionadas con Al Qaeda.

Mauritania se ha convertido en una fuente creciente de preocupación por la situación de la seguridad desde que unos islamistas se atribuyeron la autoría del asesinato de cuatro turistas franceses a finales de 2007 y la decapitación de unos soldados mauritanos de patrulla en septiembre de 2008.

La organización del rally París-Dakar decidió suspender la celebración de la competición en el norte de África y trasladarla a Argentina y Chile.

Al Qaeda en el Magreb se atribuyó también la autoría de un atentado suicida fallido contra la embajada francesa en Mauritania el pasado mes de agosto, en el que tres personas resultaron heridas.

prometiera su cargo como presidente, asegurando que la lucha contra Al Qaeda será una prioridad.

Desde entonces, el Gobierno ha intentado aumentar la lucha contra la inseguridad, reforzando la patrullas militares.