Público
Público

Ruiz-Mateos, de nuevo en el banquillo: "Volvería a hacer el mismo trabajo"

Los hijos declaran que actuaron siguiendo instrucciones de su padre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La familia Ruiz-Mateos cerró este martes filas en torno a su patriarca en la Audiencia Nacional. José María Ruiz-Mateos asumió ante el juez Pablo Ruz la responsabilidad de la administración de Nueva Rumasa leyendo un comunicado. Sus hijos Zoilo y Álvaro, administradores únicos de algunas de las empresas familiares, declararon haber actuado siempre siguiendo las instrucciones del padre.

Fuentes jurídicas aseguraron que ninguno de los cuatro imputados que comparecieron ante el juez, José María, Zoilo y Álvaro Ruiz-Mateos, y la esposa del primero, Teresa Rivero, ofreció datos que permitan avanzar en la investigación en la que se determinará el destino del dinero obtenido por la familia a través de la emisión de pagarés.

Ninguno de los imputados da datos sobre dónde fue el dinero de los pagarés

No dio ningún detalle el padre, porque en el comunicado que leyó no había ninguna referencia, y se limitaba a asumir la responsabilidad de la gestión y a justificarse en la crisis y en que un banco retiró la financiación de forma sorpresiva. Ni tampoco los hijos, porque aseguraron confiar en las decisiones de José María Ruiz-Mateos y seguirlas siempre.

La comparecencia de Teresa Rivero fue también breve. Dijo desconocer cualquier dato relativo a la gestión de Nueva Rumasa, porque de ello se ocupaba su esposo.

Ante el juez, los fiscales Anticorrupción y los 24 abogados que ejercen la acusación en nombre de unos 300 suscriptores de pagarés, Zoilo Ruiz-Mateos cifró en 2.500 los inversores que adquirieron pagarés por 200 millones. Anticorrupción había identificado en las diligencias de investigación que abrió a 1.017 inversores que depositaron 90,4 millones de euros.

Los hijos negaron ante el juez la estafa al asegurar que no engañaron a ningún ahorrador para que invirtiera en pagarés, ya que estos tenían información pública sobre el conglomerado y la propia CNMV había alertado de los riesgos, informa Efe. La familia defendió ante el juez que es un grupo con unidad de caja, lo que sólo puede ocurrir si tuvieran un mismo propietario lo que no ocurre en las empresas de Nueva Rumasa.

Hoy declararán los otros cuatro hijos varones del matrimonio y su sobrino Zoilo Pazos. Los nueve imputados disponen desde ahora de diez días para hacer frente de forma solidaria a la fianza de 30 millones impuesta para cubrir la responsabilidad civil a la que pueden ser condenados.

Trabajadores de Clesa y Royne insultan y lanzan papeles a la familia

Tras comparecer ante el juez, Ruiz-Mateos dijo sentirse 'orgulloso, feliz, satisfecho' y aseguró que 'volvería a hacer el mismo trabajo', porque había 'dedicado su vida al empleo'. Algunos de sus exempleados de Clesa y Royne le esperaron en la Audiencia Nacional para despedirle con una lluvia de insultos y recortes de periódico. Un importante despliegue policial acompañó a los imputados hasta su coche.