Público
Público

Ruiz-Mateos será detenido si no comparece hoy en el juzgado de Palma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El empresario José María Ruiz-Mateos será detenido si no comparece hoy, sería la tercera vez, en el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma después de que su titular, María Pascual, le haya advertido de que si no acude, ordenará su búsqueda, arresto y traslado a disposición judicial.

Ruiz-Mateos debe presentarse el martes tanto en este juzgado como en el de Instrucción número 9, que tratan de sendas estafas por la venta de dos hoteles.

En ninguno de los dos juzgados se personó Ruiz-Mateos el pasado 12 de enero tras alegar que estaba enfermo y aportar un certificado médico.

El Juzgado de Instrucción número 3 investiga la querella del empresario Francisco Miralles por una supuesta estafa de casi 14 millones de euros en la venta del hotel Eurocalas, situado en Calas de Mallorca.

Miralles vendió en 2006 a una empresa de Zoilo Pazos, sobrino de Ruiz-Mateos, el hotel Eurocalas por 24 millones de euros mediante un contrato en el que el empresario y sus hijos varones actuaron como avalistas.

Miralles asegura que los Ruiz-Mateos le deben 13.931.087 euros, más los intereses de demora, por el establecimiento turístico, sobre el que además pesa una hipoteca de 19 millones de euros.

Varios de sus hijos, así como su sobrino, declararon en su día ante este juzgado palmesano y atribuyeron al patriarca de la familia la decisión de comprar el hotel y las posteriores gestiones en torno a él. Caso de no presentarse, sería la tercera vez que el veterano empresario no acude a la citación de este juzgado.

Por otra parte, Ruiz-Mateos también está citado para hoy en el juzgado de Instrucción 9 por otra querella relativa a la venta de otro hotel por parte de la familia Radó.

En esta causa se investiga la venta a plazos de un hotel por un procedimiento similar al anterior caso, ya que sobre él los empresarios también constituyeron luego una hipoteca y, posteriormente, dejaron de pagar el dinero de la compra.

Aunque no fue el padre, el juez titular, Enrique Morell, sí tomó declaración el día 12 a los seis hijos varones del empresario.

A petición del fiscal, el juez decretó la prohibición de salir de España para los seis hijos y también la obligación de que comparezcan cada quince días en sede judicial.

Desde que el 23 de febrero de 1983 el Gobierno decidiera expropiar Rumasa, Ruiz-Mateos ha rehusado presentarse ante la Justicia en varias ocasiones y ha convertido en un espectáculo muchas de sus comparecencias en los tribunales.

Huir disfrazado con peluca y bigote de la Audiencia Nacional, vestirse de "Supermán" o agredir a Miguel Boyer -el ministro de Economía que ordenó la expropiación de Rumasa- se cuentan entre los momentos más recordados en sus avatares judiciales.