Público
Público

Ruiz Zafón avanza que "El juego del Ángel" funciona independiente de "La sombra del viento"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El escritor barcelonés Carlos Ruiz Zafón asegura que su nueva y esperada novela, "El juego del Ángel", funciona de manera independiente de la anterior, "La sombra del viento", "con su propia historia y su propio mundo".

En unas declaraciones remitidas por la editorial Planeta, Zafón dice que "la novela es como un beso" y que "no se puede, ni se debe, explicar a priori" porque "los libros se descubren leyendo".

La novela aparecerá publicada el próximo 17 de abril y un día Zafón protagonizará una presentación-espectáculo mundial en la que desvelará algunos elementos de esta obra que llega a las librerías con el éxito precedente de "La sombra del viento".

Zafón define "El Juego del Ángel" como "una novela con argumento independiente de 'La Sombra del Viento', con su propia historia y su propio mundo, aunque los lectores de la primera encontrarán en ella muchos elementos que podrán conectar y que creo añaden un nivel adicional de disfrute e intensidad a la lectura".

En las páginas de su nueva novela el lector se reencontrará con algunos personajes de la anterior pero de un modo que puede sorprender al lector.

"La idea detrás del ciclo de cuatro novelas ubicadas en la Barcelona del Cementerio de los Libros Olvidados es que cada uno de esos libros sea una puerta de entrada a un universo literario que crece y se enriquece con cada lectura, sea cual sea el orden en que se lean las novelas o aunque sólo se lean dos o tres", afirma.

Siete años han pasado desde que se publicase "La Sombra del Viento", una novela de la que se han vendido 10 millones de ejemplares en 50 países, un éxito que ha influido en el retraso de la publicación de esta segunda novela de la tetralogía.

El propio escritor reconoce que lo más difícil ha sido "encontrar el tiempo y la concentración necesaria para sacar antes 'El Juego del Ángel'".

Asegura no tener un ritmo predeterminado de trabajo, que viene marcado por el momento en que se encuentra en la escritura: "Al principio escribo dos o tres horas al día y dedico muchas más a pensar en el libro, en la estructura y en los elementos a emplear; y a medida que avanza el proceso trabajo sobre el terreno más horas, normalmente de noche, y empiezo a reescribir y reconstruir sobre la marcha".

Hacia el final del libro Zafón puede llegar a escribir y reescribir casi doce horas diarias o incluso más.