Público
Público

Rupérez dice que el 11-S dio la razón a España en su lucha contra el terrorismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Javier Rupérez, embajador de España en Estados Unidos cuando ocurrió el 11-S, cree que la magnitud de los atentados de Nueva York superó "con mucho" las acciones de ETA, pero "vinieron a dar la razón a España" en la necesidad de combatir la capacidad "desestabilizadora y destructora" del terrorismo.

Rupérez (Madrid, 1941) asegura en una entrevista con EFE que "muchas, sino todas, de las incertidumbres" que surgieron con aquella tragedia "todavía no han tenido solución" y la amenaza de Al Qaeda y otras redes terroristas sigue vigente.

El embajador español en Washington hasta 2004 augura que el 11-S abocó al mundo a vivir en un escenario de inseguridad "posiblemente, durante varias generaciones".

Pregunta: ¿Qué recuerdo tiene del 11-S?

Respuesta: La imagen al principio era surrealista, casi como si se tratara de una película de terror, con las torres humeando... Personalmente, estaba en una reunión en Madrid y durante 24 horas no puede contactar con mi mujer y mis dos hijas, que estaban en Washington y Nueva York. Y luego la sensación de que era un suceso terrible y que iba a cambiar de una manera significativa nuestras vidas y las relaciones internacionales, como así fue.

P: ¿Cuál fue su impresión cuando vio la Zona Cero?

R: EL 11-S fue un martes y no pude volver a Washington hasta el sábado en el primer vuelo comercial que había entre España y EEUU. En aquel momento, tuve la conciencia de que el futuro iba a ser completamente diferente, y no mejor del que habíamos conocido, y que iba a cambiar profundamente. Era una de esas fechas que marcan hitos históricos, que suponen un antes y un después.

P: ¿La sociedad estadounidense se ha recuperado de aquel golpe?

R: Se ha acostumbrado a una serie de cosas que antes no conocía, como la invulnerabilidad continental americana. Eso introdujo una incertidumbre, un miedo y se dieron cuenta de que tenían que ceder libertad para adquirir seguridad.

P: ¿Qué efecto tuvo el 11-S en España?

R: Los españoles sabíamos que el terrorismo tenía una capacidad de desestabilización terrible, pero nunca habíamos sido escuchados, incluso en el caso de los americanos, que nos habían ayudado muchísimo antes del 2001, pero como obligación con el aliado, no tanto por convencimiento. El 11-S, que tiene unas dimensiones que superan con mucho lo que ha sido y lo que sigue siendo el terrorismo de ETA, nos vino a dar en algún sentido la razón. La capacidad destructora del terrorismo estaba ahí. Y eso acentuó los lazos que ya se habían empezado a forjar entre los dos Gobiernos y facilitar una línea de comunicación más intensa y eficaz.

P: ¿Cómo juzga el papel de José María Aznar en su relación con George Bush tras el 11-S?

R: Durante aquellos años, España tuvo con EEUU las mejores relaciones que hemos tenido nunca. Desgraciadamente, la política exterior de Zapatero rompió con aquella excelente relación, que se debió haber mantenido con independencia de cuáles fueran sus preferencias ideológicas.

P: De no haber ocurrido el 11-S, ¿tampoco habría habido el 11-M?

R: Hay cosas claras que no hubieran ocurrido: las guerras en Irak y Afganistán, Bin Laden no hubiera tenido la capacidad de influencia en los medios radicales islamistas... Hubiera sido un mundo radicalmente diferente y ciertamente mejor.

P: ¿Hasta cuándo durará la inseguridad que generó el 11-S?

R: El 11-S condenó al mundo a vivir en esta inseguridad diez años más y posiblemente, durante varias generaciones. No se puede decir que el mundo occidental y democrático se haya visto sometido a ningún tipo de dictadura como consecuencia del 11-S, pero estamos viviendo una época post 11-S y muchas, sino todas, de las incertidumbres que surgieron con el atentado nos rodean, y muchas de ellas todavía no han tenido solución. Las consecuencias siguen.