Público
Público

Rusia decide no suministrar a Irán misiles antiaéreos S-300

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Rusia no suministrará a Irán sistemas de misiles antiaéreos S-300, anunció hoy el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas, Nikolái Makárov.

"Se ha tomado la decisión de no suministrar a Irán S-300, ya que, sin lugar a dudas, éstos están afectados por las sanciones" internacionales, señaló Makárov, citado por las agencias rusas.

Makárov explicó que los dirigentes rusos tomaron la decisión de "suspender el suministro", al que se oponían Israel y Estados Unidos.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó recientemente una resolución sancionadora contra el régimen iraní para impedir que Irán desarrolle misiles balísticos capaces de transportar armas nucleares.

Rusia e Irán firmaron en 2007 un contrato de suministro de cinco sistemas de defensa antiaérea S-300 por 800 millones de dólares, pero el Kremlin congeló la operación por motivos políticos en medio de la nueva etapa de relaciones con EEUU.

No obstante, en respuesta a una pregunta sobre una posible ruptura del contrato, Makárov matizó: "Veremos. Esto depende del comportamiento de Irán".

Recientemente, el ministro iraní de Defensa, Ahmad Vahidi, llamó a Rusia a cumplir con sus compromisos y entregar a Irán esos misiles.

"La venta de equipos S-300 es un acuerdo defensivo que no tiene nada que ver con las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, y los rusos deben cumplir con sus compromisos a este respecto", dijo.

Las autoridades iraníes mantienen que los S-300 no contradicen ningún acuerdo internacional sobre venta o proliferación de armas y advierten de que la negativa rusa a suministrar los misiles perjudicará las relaciones bilaterales.

Los móviles S-300 son considerados mucho más potentes que los también sistemas antiaéreos Tor M-1 que Irán compró a Rusia por casi mil millones de dólares en 2005, contrato que Israel describió como una "puñalada en la espalda".

Irán desea proteger con los sistemas antiaéreos rusos sus instalaciones estratégicas -administrativas, industriales y militares- en caso de ataque por parte de EEUU o Israel.