Público
Público

Rusia elimina a Serbia en un dramático y sorprendente desenlace del cuarto partido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rusia se clasificó hoy para los cuartos de final del Grupo Mundial de la Copa Davis tras derrotar a Serbia en el cuarto partido que tuvo un dramático desenlace: el líder serbio, Novak Djokovic, abandonó la pista tras un parcial de 2-1 a su favor.

Aquejado de un catarro, el ganador del Abierto de Australia casi no se entrenó en Moscú y fue reemplazado por Nenad Zimonjic en el partido inaugural de la serie frente a Mijaíl Youzhny, que el ruso ganó el viernes en cuatro sets (2-6, 6-3, 6-2 y 6-4).

El segundo partido de la primera jornada, que disputaron el ruso Nikolay Davydenko (número 4, ATP) y el novato de Serbia Victor Troicki (114), también terminó a favor de Rusia, pero en un frenético duelo de cinco sets (6-1, 1-6, 6-3, 1-6 y 6-2).

Al día siguiente, Djokovic no solo apareció en la pista, sino que exhibió un tenis de primera clase en el partido de dobles, al derrotar juntó a Zimonjic al dúo ruso formado por Youzhny y Dmitri Tursúnov en tres sets: 6-3, 7-6 (6) y 7-6 (5).

Ese triunfo permitió a Serbia, debutante del Grupo Mundial, recortar las distancias con Rusia y recobrar las esperanzas de clasificarse para los cuartos de final.

Para la alegría de la afición serbia, cuyo nutrido grupo siguió el torneo desde las gradas del Small Sports Arena de Luzhnikí, hoy Djokovic nuevamente volvió a la cancha, esta vez como rival de Davydenko, con una clara intención de dar la vuelta al marcador en la serie.

Los dos tenistas empezaron el partido concentrados al máximo y el desarrollo del primer set mostró que no es casualidad que Djokovic sea tercero del circuito mundial y Davydenko le sigue en la cuarta posición.

Ambos tenistas se aprovecharon de sus respectivos servicios y hasta el décimo juego del primer set el rumbo del encuentro fue predecible: Djokovic se puso por delante (5-4) tras ganar una vez más en su saque.

Todo cambió en el siguiente juego, cuando Davydenko (con 30-40) desaprovechó su servicio: la pelota dio fuera de la cancha.

Apenas comenzó la segunda manga, Davydenko dejó claro que en su arsenal hay armamento capaz de cambiar la desfavorable marcha del encuentro.

El experimentado tenista ruso, de 27 años, rompió el primer servicio de su ambicioso rival, de 20 años, y se puso por delante en el marcador, pero Djokovic en seguida le devolvió la moneda.

Luego el serbio ganó en su saque, otra vez quebró el servicio de Davydenko y amplió su ventaja a tres puntos en el quinto juego con un tiro demoledor desde el fondo (4-1).

Lo máximo que pudo conseguir Davydenko en ese parcial fue ganar sus restantes dos servicios para ir al descanso con el 6-3 para Djokovic en el segundo set y el 2-0 tras 1 hora y 40 minutos de este tenaz duelo.

El tercer set fue de infarto, pues en ningún momento era posible predecir cómo terminaría este parcial.

En el primer juego Djokovic con facilidad quebró el servicio de Davydenko, luego se aprovechó de su saque y, por si fuera poco, se impuso por 3-0 después de que el ruso otra vez desaprovechara su servicio.

Animado por sus seguidores, Djokovic ya estuvo preparado para asestar el golpe decisivo y ganar el partido en tres sets.

Pero Davydenko, ya sin tener adónde retroceder, logró frenar la ofensiva del serbio al romper su servicio (1-3).

Acto seguido, ganó otro punto, ya en saque propio, y estuvo a un paso para igualarse con Djokovic en el sexto juego, pero el serbio logró resolverlo a su favor en un convulsivo 'break' (2-4).

El momento clave de ese duelo sin cuartel se produjo en el octavo juego, que Davydenko, con una desventaja mínima (3-4), estaba "condenado" a ganar si quería mantenerse vivo.

Fue entonces, cuando Djokovic no pudo hacerse con sus nervios, o bien a consecuencia de su resfrío, cometió dos dobles faltas en sendos saques y permitió a Davydenko quebrar el servicio (4-4).

Animado desde las gradas "¡Kolia (diminutivo de Nikolay), arriba!", Davydenko ganó en su saque y rompió el servicio de Djokovic para sellar el 6-4 en el tercer set y forzar el cuarto.

Parecía que Djokovic, quien fue superior a Davydenko en muchos apartados (basta con señalar que tuvo seis saques directos ante cero de su rival), aún tenía fuerzas suficientes para cantar la victoria, pero inesperadamente el serbio abandonó la cancha.

El quinto y último partido, que disputaron Tursúnov (RUS) y Troicki (SRB), ya no tenía trascendencia.

El serbio, quien hoy cumplió 22 años, ganó en tres sets: 7-6 (7), 4-6 y 6-3.