Público
Público

Rusia firma un acuerdo de asistencia mutua en caso de agresión con Abjasia y Osetia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rusia firmó hoy sendos acuerdos de amistad, cooperación y asistencia mutua en caso de agresión con las regiones separatistas georgianas de Abjasia y Osetia del Sur, que dan vía libre a la permanente presencia militar rusa en ambos territorios.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, calificó estos acuerdos, similares a los que la Unión Soviética suscribió con los países miembros del Pacto de Varsovia, de "históricos" y de "continuación lógica" de la victoria rusa en la guerra con Georgia.

A la ceremonia solemne en el Kremlin asistieron los líderes abjaso, Serguéi Bagapsh, y suroseta, Eduard Kokoiti, que abogaron por que Moscú siga ejerciendo el papel de "garante de la seguridad" en el Cáucaso.

"No permitiremos nuevas aventuras militares. Nadie debe albergar esa ilusión. La repetición de la agresión por parte de Georgia acarrearía una catástrofe regional", aseguró Medvédev.

El jefe del Kremlin subrayó que, en estos momentos, para Rusia es "crucial garantizar la seguridad" de abjasos y osetas y recalcó que las tres partes "se ayudarán, incluido militarmente, para eliminar las amenazas a la paz y oponerse a cualquier acto de agresión".

Medvédev señaló que la asistencia mutua en caso de agresión exterior es contemplada por el artículo 51 (autodefensa colectiva) de la carta fundacional de la ONU.

Los acuerdos rezan que "las partes se consultarán cada vez que, en opinión de una de las partes firmantes, surja una amenaza de agresión, con el fin de garantizar la defensa conjunta, el mantenimiento de la paz y la seguridad mutua".

Además, cada una de las partes permitirá "a las otras el derecho de construir y utilizar infraestructura militar y bases militares en su territorio".

De hecho, Rusia ya acordó con ambas entidades separatistas georgianas el despliegue en ambas regiones de 3.800 soldados regulares, que sustituirán a las actuales fuerzas de paz.

De poco ha valido que el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, calificara de "inaceptable" la decisión rusa de estacionar tropas de manera permanente en las regiones separatistas georgianas.

Scheffer considera que el acuerdo de despliegue de tropas rusas supone una violación flagrante del acuerdo europeo de alto el fuego que estipula que esas deben retirarse a las posiciones de emplazamiento habitual anteriores al estallido del conflicto (8 de agosto).

A su vez, en sus intervenciones los líderes separatistas abjaso y suroseta agradecieron al presidente ruso su apoyo, prometieron que construirán en sus territorios "sistemas democráticos" y adelantaron el "pronto" emplazamiento de las bases militares rusas.

"Haremos todo lo posible para que en nuestros territorios haya potentes bases militares rusas. Habrá tantos soldados como sea necesario para que no surja la idea de repetir lo ocurrido el 8 de agosto", fecha del inicio de la guerra en Osetia, apuntó Bagapsh.

Además, anunciaron su intención de solicitar el ingreso en la Comunidad de Estados Independientes (CEI) y la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), la alianza militar pos soviética.

También expresaron su interés en integrarse en la Unión Estatal Rusia-Bielorrusia, lo que significaría que se convertirían, de facto, en protectorados de Moscú.

Al respecto, Kokoiti subrayó que Osetia del Sur "tiene intención de entrar a formar parte de la Federación Rusa" por la vía de la "integración", aunque "sin renunciar a la independencia".

Por otra parte, el presidente ruso también adelantó la pronta firma de otros acuerdos bilaterales en materia de seguridad, protección de fronteras, lucha contra el terrorismo, cooperación aduanera y económica, entre otras.

El texto del acuerdo destaca el interés de los firmantes de "integrar" sus economías y unir sus sistemas energéticos, de transporte y telecomunicaciones.

Los acuerdos también contemplan la posibilidad de obtener la doble nacionalidad, aunque Rusia ya concedió durante los últimos años a abjasos y osetas la ciudadanía rusa, política que Georgia describió como una "anexión soterrada".

El Ministerio de Exteriores de Georgia aseguró que los acuerdos firmados hoy "no tienen fuerza legal" y se contradicen con el derecho internacional.

"Georgia seguirá demandando la retirada de todas las unidades militares rusas de todo el territorio de Georgia. En esta demanda Georgia no está sola. La comunidad internacional respalda nuestra posición", señaló.

Rusia reconoció el pasado 26 de agosto la independencia de ambas regiones georgianas, con las que estableció formalmente relaciones diplomáticas el pasado día 9.