Público
Público

Rusia reanuda el suministro de gas a través de Ucrania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Rusia reanudó el martes el envío de gas a Europa a través de Ucrania por primera vez desde que una disputa contractual interrumpiera hace casi una semana el suministro a muchos países europeos.

La pelea, que dejó a varios países europeos con dificultades para encontrar suministros alternativos de energía en plena ola de frío, aún no está totalmente resuelta y el gas puede tardar 36 horas en alcanzar los gaseoductos europeos a los que sirve Ucrania.

"Quizá podemos tomarnos un respiro de alivio. Pero continuamos en alerta porque esto aún no es una victoria", dijo el ministro de Industria de la República Checa, Martin Riman, cuyo país preside el bloque este semestre, a la televisión checa.

"La disputa que dio inicio a esta crisis aún no se ha resuelto. Si los ucranianos o los rusos continúan atrincherados en sus posiciones, esto podría verse reflejado de nuevo a escala europea".

Un reportero de Reuters en la estación de bombeo rusa de Sudzha, cerca de la frontera con Ucrania, dijo que las llaves del gas fueron abiertas a las 10:00 a.m. (07:00 GMT). La estación pertenece al monopolio de exportación ruso Gazprom.

El gas tardará en llegar entre 24 y 36 horas a los gaseoductos europeos. Los responsables en Moscú y Bruselas dicen que no pueden estar seguros de que el flujo de gas ha sido restablecido hasta que éste alcance la frontera de la UE.

Moscú aún no está bombeando gas para la propia Ucrania debido a su disputa, y responsables rusos dijeron que las diferencias con Kiev sobre cómo asegurar el tránsito a Europa aún podría crear problemas.

Europa depende de Rusia para una cuarta parte de su suministro de gas y la mayoría del mismo se distribuye a través de Ucrania, una ex república soviética que pretende unirse a la alianza militar de la OTAN.

El corte en el suministro, que provocó el cierre de fábricas por falta de combustible, ha minado la reputación de Moscú y Kiev como fuentes energéticas y provocado la búsqueda de rutas alternativas.

Rusia cortó el gas a Ucrania el 1 de enero tras no alcanzar un acuerdo con Kiev sobre las tasas del gas. Una semana más tarde detuvo el tránsito, diciendo que Ucrania estaba robando gas con destino a Europa. Kiev acusó a Moscú de usar un chantaje energético.

Unos 18 países europeos se vieron afectados por interrupciones en el suministro de gas. El este de Europa y los Balcanes fueron los que sufrieron más problemas.

La reanudación se produjo gracias a un acuerdo mediado por la UE para desplegar observadores internacionales en puntos estratégicos en la ruta de suministro, para asegurar a Rusia que Ucrania no desviaba gas para su consumo.

/Por Gennady Novik/