Publicado: 10.05.2014 16:39 |Actualizado: 10.05.2014 16:39

Ruth Lorenzo, cambio de vestido y de imagen a última hora en un Eurovisión sin favoritos

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

Veintiséis países competirán hoy en los pabellones de los antiguos astilleros B&W de Copenhague en la final de Eurovisión 2014, una edición que se presenta sin un favorito claro y con varias baladas.

La principal aspirante según las quinielas es la sueca Sanna Nielsen con "Undo", una balada que ha desbancado en los últimos días al que durante meses parecía el candidato número uno, el armenio Aram MP3, ahora cuarto.

Entre ellos se han colado dos aspirantes que se apartan de la tendencia más dominante: la inclasificable Conchita Wurst, el álter ego en forma de mujer barbuda del austríaco Thomas Neuwirth, que aporta el toque extravagante; y los holandeses "The Common Linnets", en una pieza estilo "country".

Bien situados aparecen por detrás la británica Molly, una artista novel que busca mejorar los recientes batacazos sufridos por estrellas consagradas como Engelbert Humperdinck y Bonnie Tyler; el húngaro András Kállay-Saunders y la ucraniana Mariya Yaremchuk.

La anfitriona Dinamarca con Basim, el rap pegadizo y bailón de los griegos Freaky Fortune y Riskykido y otra sentida balada, "Silent Storm", del noruego Carl Espen cierran la lista de los principales candidatos, según las casas de apuestas.

Entrar en el "top 10" es el gran reto de la española Ruth Lorenzo y su balada "Dancing in the rain", con lo que igualaría el puesto de 2004 y 2012 y se alejaría de los malos resultados que han dominado en la última década.

La buena acogida que ha tenido la canción, la potente voz de Lorenzo, su naturalidad y su dominio del inglés, idioma que usa en aproximadamente la mitad del tema, así como el hecho de ser conocida fuera de España -tuvo un exitoso paso por el Factor X británico en 2008- pueden jugar a su favor, según los expertos.

Un cambio de vestido y de imagen a última hora es el golpe de efecto de la representante española, Ruth Lorenzo, en la final de hoy en Eurovisión 2014 en Copenhague.

Las modificaciones en el vestuario introducidas en los ensayos generales de la víspera obedecieron a problemas "técnicos": el diseño de la firma española Anmargo no provocaba aparentemente la impresión deseada en pantalla. Tampoco parecía haberse ganado el favor de los "eurofans" en la red, que criticaban las tiras negras de metal sobre el busto.

Su sustituto, prestado por la firma danesa Karim Desing y del que solo se han pagado los arreglos, mantiene la línea sirena y encaje de plata del primero, ha recalcado Lorenzo, que lucirá un "look" de pelo "efecto mojado" bajo la lluvia en 3D que caerá sobre la escena.