Publicado: 08.11.2013 13:31 |Actualizado: 08.11.2013 13:31

Ruz obtiene datos del Sabadell y Bankinter sobre Gürtel tras amenazarles con un registro forzoso

El juez envió una comisión de policías e inspectores fiscales a la oficina central de Bankinter y a una sucursal de Banco Sabadell para conocer la procedencia de 1,6 millones de euros que ingresó Alberto López Viejo, ex

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Finalmente cooperaron. El juez Pablo Ruz había autorizado este viernes la entrada y registro forzosas de la sede central de Bankinter y de una sucursal del Banco Sabadell, para conseguir los datos bancarios que se resistían a entregar sobre un imputado en el caso Gürtel. Según fuentes jurídicas, los responsables de las entidades han atendido los requerimientos de entregar toda la documentación que tuviesen en su poder sobre un ingreso de 1,6 millones de euros en una cuenta de Alberto López Viejo, exconsejero de Madrid en gobiernos de Esperanza Aguirre e imputado en el 'caso Gürtel'.

Ruz ha enviado al secretario de su Juzgado con una comisión de policías e inspectores de Hacienda a la sede central de Bankinter (en la localidad madrileña de Tres Cantos) y a una sucursal del Banco Sabadell en Gran Vía. Al atenderse el requerimiento de los datos, no fue necesario realizar la entrada y registro de las dos oficinas, que estaba por el juez para realizarse entre las 11.30 y las 21 horas de hoy.

El juez ha tomado esta decisión a petición de la Fiscalía Anticorrupción, que reprochaba a las dos entidades las respuestas dadas hasta ahora a las solicitudes de información del Juzgado, ya que eran contradictorias y no han aclarado la procedencia del dinero.

La Fiscalía pedía directamente la entrada y registro en las oficinas, pero el juez consideró más adecuado realizar un requerimiento personal en las oficinas, y, en caso de no ser atendido, ejecutar el registro. El instructor destaca la relevancia de conocer la procedencia de los 1,6 millones de euros ingresados en una cuenta de López Viejo, teniendo en cuenta que a éste se le investiga por la percepción de cuantiosas dádivas en efectivo vinculadas a adjudicaciones irregulares.

El ingreso de 1,6 millones que se investiga se produjo en una cuenta de Bankinterel 21 de febrero de 2008. La entidad dijo primero al Juzgado que se trataba de una "operación de extranjero". Posteriormente, el 5 de  septiembre, comunicó que "al tratarse de un movimiento en euros entre cuentas del mismo titular" no habían informado al Banco de España. La información destacaba que el ingreso se había producido en otra cuenta del propio banco a la inicialmente indicada por Bankinter, y desde una cuenta del Banco Sabadell y no con origen en el extranjero. El Sabadell confirmó la transferencia.

Anteriormente, Bankinter remitió documentos de esa cuenta sin incluir la citada transferencia, y lo que es más, los movimientos de la misma finalizaban en el año 2005. Ni siquiera su titularidad está clara, ya que en ocasiones han dicho que era sólo de López Viejo, y otra vez, que de la misma eran cotitulares el exconsejero y su esposa, Teresa Gabarra.

La Fiscalía indica que "las referidas incongruencias documentales" son muy relevantes porque impiden conocer la procedencia de los fondos, pese a que la posibilidad de investigar datos bancarios en asuntos tanto penales como administrativos está avalada por el Tribunal Constitucional.

Las oficinas objeto del requerimiento fueron la sede central de Bankinter (y en caso de ser necesario las oficinas de dicho banco en calles General Perón y Caleruega) y la sucursal de Gran Vía de Banco Sabadell.