Publicado: 23.05.2014 13:51 |Actualizado: 23.05.2014 13:51

Ruz sigue adelante con la causa contra 7 militares chilenos por el asesinato de Carmelo Soria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha dictado un auto en el que continúa con la causa abierta contra siete militares chilenos, a pesar de la limitación de la justicia universal en España aprobada por el PP el pasado marzo.

El juez central de instrucción 5 destaca en su auto que en la investigación por el asesinato del funcionario español Carmelo Soria Espinoza están imputados siete militares de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) de Chile. Están acusados de secuestro, tortura y asesinato de Soria cometido el 14 de julio de 1976 durante la Operación Cóndor desplegada por dictadura del general Augusto Pinochet.

 



El nuevo artículo 23.4 de la Ley Orgánica del poder Judicial reformada por el PP exige alguna conexión con España a la hora de mantener la jurisdicción universal en España. En su auto, Ruz resuelve que se continuará con la investigación de este caso porque los militares fueron procesados por terrorismo, entre otros delitos, y la víctima era española, de forma que "se cumplirían los requisitos establecidos" por el legislador para que la Audiencia Nacional sea competente.

Ruz resuelve continuar porque la víctima era española, por lo que se cumplirían los requisitos

Ruz acuerda reiterar la comisión rogatoria que cursó a las autoridades de Chile en enero pasado para que le informen de si están investigando estos hechos. Una vez que tenga la respuesta, el magistrado "elevará exposición razonada al Tribunal Supremo para que se evalúe si existe disposición a actuar en relación con los hechos".

En esta causa están procesados los militares Juan Guillermo Manuel Contreras, Guillermo Humberto Salinas, Jaime Pele, Pablo Belmar, Patricio Quilhot, José Remigio Rios y Muchael Vernon por los delitos de genocidio, asesinato y detención ilegal, contemplados en el Código Penal de 1973, así como por el delito de terrorismo previsto en esa misma norma.

Carmelo Soria trabajaba como personal diplomático para las Naciones Unidas en el CEPAL (Comisión Económica para América Latina) y gozaba de inmunidad diplomática. Fue asesinado dentro del proceso de represión sistemática y eliminación de opositores al régimen militar emprendido por la dictadura chilena.