Público
Público

S&P baja el rating de la deuda a largo plazo de España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's dijo el lunes que ha rebajado a "AA+" desde "AAA" el rating sobre la deuda a largo plazo de España, mientras que otra agencia, Fitch Ratings, decidió confirmar su calificación "AAA".

S&P explicó que las actuales condiciones económicas y financieras reflejan las debilidades de la economía española inconsistentes con un rating de AAA.

La reacción del Gobierno español fue de considerar la decisión de "injusta", aunque el ministro de Economía, Pedro Solbes, se mostró "preocupado".

Tras el recorte, S&P retiró el rating de España de su lista de vigilancia señalando que la perspectiva del rating es "estable" y confirmando la calificación "A-1+" del rating a corto plazo.

"El recorte del rating refleja nuestras expectativas de que las finanzas públicas sufrirán en sintonía con el previsto descenso de las perspectivas de crecimiento de España y que la respuesta política puede ser insuficiente para hacer frente de forma efectiva a los desafíos económicos y fiscales", dijo Trevor Cullinan, analista de S&P.

Expertos del mercado dijeron que, después de que S&P incluyera la semana pasada en su lista de revisión con implicaciones negativas la deuda a largo plazo, la confirmación de la noticia, presumiblemente no supondría grandes alteraciones de las rentabilidades, que ya incluían esta decisión en sus actuales niveles de cotización.

"S&P ha confirmado la advertencia que había anunciado y ha bajado un tramo y eso ya estaba cotizado en las rentabilidades", dijo Juan Antonio Cabrera, economista de la mesa de deuda del servicio de estudios de Caja Madrid.

La rentabilidad de las obligaciones españolas a 10 años cotizaban en el mercado secundario en el 4,158 por ciento, lo que suponía un diferencial con su homólogo alemán de alrededor de 115 puntos básicos.

Por su parte, Fitch Ratings anunció que confirma su rating a largo plazo para España en el grado máximo de triple A con perspectiva "estable", justificándola en el margen que, en su opinión, existe en las cuentas públicas para absorber el deterioro fiscal de la futura recesión y en las medidas adoptadas por el Gobierno español para apoyar al sector bancario.

SOLVENCIA GARANTIZADA

El Gobierno respondió diciendo que la decisión de S&P es injusta a la vista de lo que consideró su tradicional compromiso con la estabilidad presupuestaria.

"Me parece injusto por la trayectoria fiscal de este Gobierno, que siempre ha defendido la política de estabilidad presupuestaria", dijo un alto cargo a Reuters mediante una comunicación telefónica.

Por su parte, una portavoz del Gobierno señaló tras el anuncio de la calificadora que la solvencia de la deuda española está garantizada e insistió en que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero está enfrentando la crisis con diversas medidas de estímulo que reactivarán el crecimiento.

"Nosotros insistimos en que la solvencia de la economía española está fuera de toda duda", dijo la portavoz a Reuters.

"El Gobierno ha puesto en marcha todas las medidas a su alcance para hacer frente a corto plazo a esta situación, medidas de estímulo fiscal necesarias (...) y que sigue plenamente comprometido con todas las reformas estructurales para asegurar un crecimiento fuerte en el futuro", dijo.

Solbes, por su parte, manifestó que "AAA es una calificación muy buena. AA+ sigue siendo positiva, refleja más o menos lo que sucede en el mercado. Estoy preocupado en el sentido de que es peor que la situación anterior".