Público
Público

S&P deja el rating de Grecia al borde de la insolvencia

La agencia decidirá en septiembre si rebaja el valor de la calificación de la deuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) ha rebajado en dos escalones la deuda soberana de Grecia, desde CCC a CC, dejándola al borde de calificarla en situación de insolvencia, tras el acuerdo alcanzado el pasado jueves por los líderes de la eurozona sobre el nuevo rescate a Grecia.

S&P, que de esta manera sigue los pasos de Moody's y sitúa la calificación de Grecia en una situación cercana a la insolvencia, cree que la propuesta de reestructuración de la deuda soberana griega supondría un default selectivo, según su metodología, que establece que un emisor en dificultades es aquel que no paga a tiempo ni de forma completa.

La agencia considera que la decisión de la eurozona supone un canje de bonos obligado que probablemente se traducirá en pérdidas para los acreedores privados. Asimismo, S&P recuerda que el objetivo de este intercambio es reducir el riesgo de una impago en el corto plazo y dar al Gobierno griego más tiempo para llevar a cabo la consolidación fiscal y las reformas políticas.

En opinión de S&P el plan desfavorece a los inversores, al establecer un canje o renovación de los bonos griegos que vencen en los próximos años por otros con un plazo de vencimiento superior, a 30 años, cuyos tipos de interés se encuentran 'significativamente por debajo' de los que actualmente circulan en el mercado secundario.  'Según nuestro criterio, esto nos lleva a concluir que las reestructuración supone un default selectivo', añade.

En cambio, no considera que la compra de deuda soberana griega en los mercado secundarios sea un default selectivo, ya que estas operaciones son voluntarias tanto por parte del comprador como del vendedor. Sin embargo, las compras de títulos de deuda con grandes descuentos son una indicación de la debilitada calidad crediticia del emisor, otro motivo para rebajar la calificación hasta el CC.

Asimismo, incide en que mantiene su rating de recuperación en la calificación '4', lo que implica una probabilidad de entre el 30% y el 50% de recuperar el capital, teniendo en cuenta que el recorte del 20% del valor se producirá en la primera ronda de la reestructuración. Con todo, las declaraciones de S&P reflejan que si finalmente se produce esta reestructuración en el mes de septiembre, rebajará el rating hasta el grado de default selectivo.

S&P es una de las tres agencias de rating sobre las que el pasado mes de febrero varias organizaciones presentaron una querella criminal ante la Audiencia Nacional para la que la Fiscalía Anticorrupción ha pedido recientemente el archivo .