Público
Público

S&P rebaja a bono basura la nota Catalunya tras pedir 5.000 millones de rescate al Gobierno

La Generalitat pidió prestados al Gobierno 5.023 millones de euros hace dos días

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's ha rebajado en dos escalones la nota de solvencia a largo plazo de Catalunya, hasta BB desde BBB-, lo que equivale a un grado especulativo o bono basura, informó la agencia, que mantiene una perspectiva negativa sobre la nota de la región, que recientemente solicitó ayuda al fondo estatal. Hace dos días, la Generalitat pidió prestados 5.023 millones de euros al Gobierno español.

'La rebaja de Catalunya sigue las emergentes tensiones entre la región y el Gobierno central y el potencial impacto negativo que estas tensiones creemos que pueden tener en la capacidad de Catalunya para captar financiación externa', explicó la firma. En este sentido, la calificadora de riesgos señala que Catalunya pidió el pasado 25 de julio que el Gobierno central modificara el marco financiero bajo el que opera.

'En nuestra opinión, Catalunya continúa mostrando un débil perfil de crédito individual, con una deteriorada posición de liquidez y una elevada dependencia del apoyo del Gobierno central para cubrir vencimientos de deuda', señala la agencia. De este modo, S&P apunta que la petición por parte de la región de modificar aspectos institucionales claves y financieros de su relación con el Gobierno central genera incertidumbres que son incompatibles con una calificación dentro del grado de inversión.

El consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, ha cargado contra la agencia de calificación por sus 'criterios políticos y desacertados' para justificar la rebaja de la deuda catalana a bono basura. En un comunicado, el consejero ha expresado su perplejidad porque, según ha criticado, la firma no ha seguido criterios económicos para justificar la rebaja de la calificación y pone en duda 'la solidez democrática de España'. Según Mas-Colell, del análisis de S&P se desprende que cualquier administración de un Estado federal 'puede ser degradada si su gobierno mantiene un descuerdo político con el gobierno central'.

Antes de Catalunya, en febrero, la calificación de la Comunidad Valenciana ya había sido rebajada a bono basura. Entonces, apeló en un comunicado a las 'incertidumbres sobre el apoyo del Gobierno'. Según los analistas de S&P, la Comunidad Valenciana tenía 'un perfil crediticio debilitado, con altos déficit fiscales, una alta carga de deuda y acceso limitado a la financiación externa más allá de la asistencia financiera del Reino de España'.

Otra agencia de calificación, Moody's, también considera bono basura la deuda de Murcia y de Castilla-La Mancha, a la que castigó el aumento de las cifras del déficit después de la llegada de María Dolores de Cospedal a la presidencia de la comunidad. Hace un año, Moody's justificó la bajada de Castilla-La Mancha por su debilidad para financiarse y denunció que la 'mala contabilidad' y los controles 'inadecuados' hubiesen acrecentado las 'deficiencias' existentes dentro del funcionamiento de la administración.