Público
Público

Sacaluga toma posiciones en busca del control de RTVE

El consejero a propuesta del PSOE recaba el apoyo de la mayoría progresista por si dimite Luis Fernández

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La posibilidad de que Luis Fernández presente su dimisión en el futuro inmediato como presidente de Radio Televisión Española (RTVE) ha provocado que algunos de los posibles candidatos a sucederle muevan ficha para lograr hacerse con las riendas de la Corporación.

Una de estas personas es el consejero a propuesta del PSOE Miguel Ángel Sacaluga. Según informaron ayer a Público varios miembros del Consejo de RTVE, Sacaluga, como ya hizo en el pasado, estaría concitando apoyos para hacerse con la presidencia de la Corporación, aunque fuera de forma interina, una vez que Fernández anuncie su dimisión. La renuncia de Fernández parece ser sólo cuestión de tiempo debido a su descontento con el modelo de televisión pública que quedará tras la entrada en vigor del nuevo sistema de financiación.

A diferencia de Fernández, Sacaluga apoya la nueva financiación

En concreto, el pasado 28 de octubre, víspera de la reunión del Consejo en la que, según algunas fuentes, Fernández iba a dimitir, Sacaluga reunió al llamado G-6, un grupo que suele juntarse antes de los consejos desde 2007 e incluye a los representantes progresistas. En el encuentro, según fuentes de los asistentes a la misma, el propio Sacaluga propuso expresar el apoyo del grupo a Luis Fernández al día siguiente, y pedirle que se quedara por su bien y el de la Corporación.

Sin embargo, ante la posibilidad de que Fernández decidiera irse en cualquier caso, los miembros del G-6 consideraron que no habría más remedio que elegir a un presidente interino, y en este sentido cuatro de ellos expresaron su apoyo, más o menos explícitamente, a la figura de Miguel Ángel Sacaluga, e incluso la conveniencia, llegado el caso, de convocar una reunión extraordinaria del Consejo. Al día siguiente Sacaluga expresó su apoyo a Fernández hablando en nombre de 'la mitad del Consejo' y erigiéndose, según interpretan algunos consejeros, como portavoz de una 'mayoría alternativa'.

De hecho, en un Consejo que se quedaría con once miembros tras la hipotética marcha de Luis Fernández, Sacaluga contaría en principio con cinco votos además del suyo propio: el de la otra consejera del PSOE, María Cruz Llamazares, y los de los miembros propuestos por IU (Teresa Aranguren), ERC (Francesc Bellmunt) y los sindicatos UGT (Santos Miguel Ruesga) y CCOO (Héctor Maravall). Frente a ellos estarían, en minoría, los votos conservadores de los cuatro consejeros del PP más el de CiU.

La dificultad de un acuerdo PSOE-PP abriría la puerta a la presidencia interina

De este modo, aunque la Ley de la radio y televisión estatales establece que el presidente de RTVE debe ser designado por el Congreso de entre los consejeros electos por una mayoría de dos tercios de la Cámara, la ausencia de un candidato de consenso entre PSOE y PP haría posible que Sacaluga, que a diferencia de Fernández sí apoya el nuevo sistema de financiación, se hiciera con la presidencia interina. Además, según otro consejero, Sacaluga estaría 'acelerando' sus gestiones con el fin de conseguir la presidencia antes de que, a partir del 15 de enero, el Consejo sufra su primera renovación parcial. Consultado por este diario, Sacaluga no quiso hacer manifestaciones al respecto.

Otras fuentes indican sin embargo que si Fernández no se ha ido todavía es porque está esperando a que haya un acuerdo entre PSOE y PP en el Congreso, por lo que el escenario de una presidencia interina sería poco probable.

En cualquier caso, las aspiraciones de Sacaluga a presidir RTVE no son nuevas. Tal como señalan a este diario fuentes del más alto nivel del PSOE, el consejero socialista ya solicitó ejercer la máxima responsabilidad de la radiotelevisión pública cuando el Partido Socialista ganó las elecciones en 2004, algo que rechazó el Gobierno por el 'marcado perfil partidista' de Sacaluga, optando por Carmen Caffarel. Tal como informa a Público un estrecho colaborador de Carmen Caffarel en su primera etapa, Sacaluga inició entonces una suerte de 'campaña de desestabilización interna' en torno a la entonces directora general que se estaría manteniendo con el actual presidente, Luis Fernández, al que se ha opuesto en algunas votaciones.