Público
Público

Sacyr cede y acepta cobrar menos dividendo en Repsol

La petrolera aprueba por unanimidad renovar su consejo y bajarse la retribución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La sangre no llegó al río. El consejo de administración de Repsol YPF aprobó ayer proponer una rebaja del dividendo complementario del 19%. El recorte, propuesto por el presidente de Repsol, Antoni Brufau, es el primero desde el ejercicio 2001, aunque la petrolera destacó que la retribución al accionista ha crecido un 70% desde 2004, cuando Brufau asumió la presidencia.

La rebaja, que Repsol justifica por la fuerte caída de los resultados de 2009 (hoy los presentará Brufau), se aprobó por unanimidad de todos los consejeros, lo que no sería noticia (así aprueba el consejo todas sus decisiones) de no ser porque el primer accionista de Repsol, la constructora Sacyr, que controla un 20%, había planteado igualar, cuando menos, la cuantía de 2008.

La reducción del dividendo, del 19%, es la primera desde el ejercicio 2001

No fue la única victoria de Brufau frente al presidente de Sacyr, Luis del Rivero, en la reunión de ayer: el consejo también aprobó proponer a la junta de accionistas (que aún no tiene fecha) la renovación de cuatro vocales independientes (Paulina Beato, Artur Carulla, Javier Echenique y Henri Phillipe), así como del consejero de Pemex, Raúl Cardoso, en este caso, previo informe de la comisión de retribuciones.

Con este movimiento, el consejo de la petrolera se queda como estaba. Se había especulado con que, para cerrar la herida abierta entre Brufau y del Rivero, este podría obtener otro sillón en el consejo. Actualmente, la constructora tiene tres de los quince puestos, sin contar al independiente Luis Carlos Croissier, que es vocal en una filial de Sacyr.

La reunión de ayer, a la que acudieron todos los consejeros, escenifica la rebaja de la tensión vivida en la cúpula de Repsol desde que, en noviembre pasado, salió a la luz la pelea por el dividendo, que es la punta del iceberg de un conflicto de fondo: Sacyr, fuertemente endeudada, quiere rentabilizar al máximo su inversión. Además, a estas alturas, es evidente que Del Rivero y Brufau no se llevan bien.

La renovación de cinco vocales cierra la puerta a que Sacyr logre más sillones

Sea una tregua o una paz definitiva, a la nueva situación puede haber contribuido el apoyo explicitado por La Caixa (segundo accionista) a Brufau, la presión de los bancos acreedores sobre Sacyr y la coincidencia de la contienda con la Presidencia española de la UE. Además, Brufau parece dispuesto a agilizar la venta de algunos activos para hacer caja, aunque la revisión del Plan Estratégico no se trató de ayer.

La rebaja de las tensiones en el seno de la compañía facilita la continuidad a corto plazo de Brufau en la presidencia, aunque la posibilidad de un relevo a medio plazo pactado por Sacyr y La Caixa sigue vigente.