Publicado: 07.02.2014 11:19 |Actualizado: 07.02.2014 11:19

Sacyr detiene las obras del Canal mientras presenta a Panamá una nueva oferta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), liderado por el grupo constructor y de servicios español Sacyr y la italiana Impregilo, ha realizado una nueva propuesta a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) para resolver la disputa sobre los sobrecostes multimillonarios para las obras del canal. Pese a este nuevo intento de acercamiento, las constructoras han suspendido las obras de ampliación ante la falta de apoyo financiero para continuar los trabajos y el rechazo de la autoridad gestora de la vía a ampliar el plazo de negociación para lograr un acuerdo que garantice la conclusión del proyecto.

"A la espera de un acuerdo que funcione para la finalización de la obra, se han suspendido los trabajos en el proyecto", informa el consorcio en un comunicado. La nota, remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), subraya que, a pesar de estas circunstancias, GUPC sigue buscando un acuerdo de cofinanciación de conformidad con los contratos y las leyes vigentes con el objetivo de lograr una resolución "colaborativa e inmediata". " Un acuerdo es la única solución que permite la continuación inmediata de las obras y la terminación temprana y más eficiente del proyecto en beneficio de ACP y Panamá", ha subrayado el consorcio en un comunicado.

El consorcio, en el que figura también la compañía belga Jan de Nul y la panameña CUSA, ha asegurado que la ACP no ha pagado una factura pendiente de 50 millones de dólares (unos 37 millones de euros) ni tampoco ha buscado otra manera para ayudar en la financiación de los costes del proyecto necesarios para pagar los subcontratistas y los trabajadores.  Este importe, ha añadido, no se ha abonado a pesar de que "todos los impedimentos existentes para que se realizara el pago han sido eliminados".

Vista de las obras de ampliación del Canal de Panamá. REUTERS

La financiación de 1.200 millones de euros adicionales que el consorcio entiende son necesarios para concluir el tercer juego de esclusas del canal llevó al GUPC a amenazar a las autoridades panameñas a principios de año con una paralización de las obras. El consorcio GUPC asegura que continúa buscando un acuerdo de financiación para reanudar los trabajos de la ampliación del Canal de Panamá, una de las rutas comerciales más importantes del mundo.

Diversas fuentes han señalado que la ruptura en las negociaciones para resolver la agria disputa por la ampliación del Canal de Panamá podría no ser definitiva al mantener aún abiertas GUPC y las autoridades del país centroamericano vías de comunicación.

Con este intento de negociación, el consorcio liderado por Sacyr tratan de solucionar el conflicto que se abrió el pasado 1 de enero cuando avisaron de una posible paralización de las obras en caso de que la Autoridad del Canal no se aviniera a resolver los problemas económicos. Según el grupo, los trabajos de ampliación del Canal, que arrancaron en julio de 2009, acumulan unos sobrecostes de unos 1.200 millones de euros, que ya han reclamado antes las instancias previstas en el contrato.

No obstante, detalla que la demora de estas instancias en darle respuesta están generando tensiones de liquidez al grupo y dificulta la continuidad de los trabajos. La construcción del tercer juego de esclusas con que se ampliará el canal presenta actualmente un grado de ejecución del 70% y su actual fecha de puesta en servicio es junio de 2015.