Público
Público

Sáenz de Santamaría dice que el Gobierno "es sensible" a la crisis en el periodismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha defendido hoy la importancia del periodismo para la democracia, y ha prometido que el Gobierno "será sensible" a su situación de crisis, después de que el director de "El Mundo", Pedro J.Ramírez, le pidiera que considere al sector de la prensa en reconversión.

En su intervención en la entrega de los X Premios Internacionales de Periodismo de "El Mundo", el director del diario pidió un plan de reconversión para el sector de la prensa ante la presión conjunta de la caída de la publicidad en plena crisis económica y la revolución de las nuevas tecnologías, y la vicepresidenta le respondió unos minutos más tarde asumiendo que había "sido emplazada a hablar de la crisis de los medios".

"El Gobierno es sensible a este tema, porque la libertad de expresión y el derecho a la información vienen de la mano de la libertad de prensa. Como poder político nos corresponde defenderlas", dijo Soraya Sáenz de Santamría antes de ponerse a disposición del periodismo para lograr que pueda salir fortalecido de la crisis.

La vicepresidenta asumió el homenaje que suponen estos premios para José Luis López de la Calle, Julio Anguita Parrado y Julio Fuentes, tres periodistas del diario que murieron haciendo su trabajo, víctimas del terrorismo y de la guerra.

"La ética es hoy una obligación de todos, son esos los valores que tendrán que permanecer después de esta crisis", señaló.

A la entrega de premios acudió una amplia representación del Gobierno (los titulares de las carteras de Fomento, Industria, Interior, Exteriores, Hacienda, Agricultura...) además del presidente del Congreso, Jesús Posada; el del Tribunal Supremo, Carlos Dívar, y los presidentes de Extremadura, Cantabria y Galicia, aunque Núñez Feijoo no pudo quedarse a la cena de gala.

También asistió la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. Ignacio Sánchez Galán, consejero delegado de Iberdrola, o Eduardo Zaplana, ex ministro, ex presidente de la Comunidad Valenciana y actual directivo de Telefónica, fueron otros rostros conocidos en una cena en la que no destacaron representantes políticos ajenos al Partido Popular.

La periodista italiana Milena Gabanelli, una de las premiadas, recogió el premio recordando que ha sido objeto de presiones políticas y empresariales y cómo ha sido demandada hasta en cien ocasiones, siempre sin fundamento, como lo prueba el hecho de que nunca haya sido condenada, pero como medida de presión por parte de un poder político poco acostumbrado a que se critique su corrupción como es el encabezado por el ex presidente Silvio Berlusconi.

La tunecina Lina Ben Mehnni, que desde su 'blog' animó la revolución democrática en su país, recordó cómo el camino hacia la libertad en Túnez será todavía largo porque en su país aún no hay democracia y declaró, a su entrada al recinto donde se celebró la entrega de premios, que ahora recibe amenazas del islamismo radical en lugar de procedentes de la dictadura tunecina.

El egipcio Wael Ghonim no recogió el premio como símbolo de que su lucha por la democracia en Egipto está todavía en marcha.