Público
Público

Saez y "Pepu" miran hacia las Olimpiadas de Pekín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Federación Española, José Luis Saez, y el seleccionador nacional, José Vicente Hernández, han quedado satisfechos de los resultados organizativos y deportivos del Europeo 2007, han disipado cualquier duda sobre la continuidad del técnico al frente del equipo español y han dado el pistoletazo de salida para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Saez y 'Pepu' Hernández repasaron todos estos aspectos en una conferencia de prensa conjunta en la sede de la FEB que, aparte de revelar datos referentes a la audiencia del campeonato (900 millones de telespectadores) y el balance económico del mismo (diecisiete millones de euros de presupuesto cerrado con un ligero superávit), aclaró la vigencia del compromiso y la sintonía entre presidente y técnico.

"Cuenta con todo el apoyo de la Federación. Lo que ha conseguido en el Mundial y en el Europeo tiene un mérito extraordinario. La FEB es ganadora y el seleccionador es un ganador que ha demostrado que tiene valía y liderazgo para dirigir a un equipo de ganadores. Ya estamos trabajando para el futuro", dijo Saez sobre el seleccionador.

Hernández puntualizó que sus declaraciones sobre el contrato que le une a la FEB hasta después de los Juegos chinos, en las que aseguraba no saber dónde estaba el citado contrato, para dejar claro que el significado de las mismas.

"Hubo una mala interpretación. Yo no le doy un valor especial a los contratos. Para mí lo que vale es la confianza, lo que se habla. De hablar, de compartir y de discutir es de donde parte la evolución y el avance. Además, en la Federación tengo confianza para hablar de cualquier tema porque esta es mi casa", dijo el seleccionador.

Asimismo, Hernández reiteró su acuerdo con las actividades que el equipo nacional ha desarrollado antes y durante el campeonato continental: "En ningún momento me enfadé por esos actos. Los hice con mucho gusto. Lo único es que después de ganar el Mundial se hizo todo un poco duro y tuvimos que intentar transformar el exceso de tensión en ilusión. Después del Europeo la gente nos ha premiado como si hubiéramos ganado".

En cuanto al desarrollo del torneo, Saez manifestó la satisfacción de la FEB por los resultados obtenidos en todos los frentes: "Sin caer en triunfalismos, estamos altamente satisfechos. El aspecto deportivo era el primero, pero el organizativo también era muy importante para el futuro, tanto de organización de próximas competiciones como de la carrera de Madrid por convertirse en sede de los Juegos Olímpicos de 2016, por lo que al estar inmersos en la carrera olímpica la responsabilidad organizativa era mayor".

El presidente señaló también que Palma de Mallorca, Granada y Alicante, "que eran ciudades volcadas con el baloncesto han superado con creces las expectativas. En todas las sedes se ha vivido una gran fiesta y el baloncesto ha llegado a todos los rincones de la sociedad española".

Saez, que agradeció el apoyo prestado por la Casa Real, indicó que el Europeo fue seguido por novecientos millones de telespectadores y audiencias por encima de los dos millones en todos los partidos de España. La final estableció un récord con 5,3 millones de espectadores, a los que se une una media de casi 8.500 espectadores por partido en los pabellones.

"Cumplimos con la meta que nos fijamos de estar en la final del día 16. Era un campeonato más duro que un mundial, con nueve partidos muy igualados. Nosotros hemos conseguido estar arriba y, finalmente, colgarnos una medalla de plata que en un principio pudo suponer una pequeña decepción, pero que a mí, ahora, me sabe a oro", apuntó el máximo responsable de la FEB sobre el resultado deportivo logrado en el torneo continental.

"Pocos países puede presumir de lo que ha conseguido España en el Mundial y en el Europeo y, además, esto no es el fin de un ciclo, sino la continuidad de un ciclo que nos puede llevar a nuevos éxitos", aseguró.

El seleccionador también valoró la plata española: "Nos faltó un pasito, pero dimos otros muy importantes. Nos sentimos todos un poco tristes, pero también por la tristeza también de los aficionados, que también nos ayudaron a levantarnos y nos están dando cada vez más fuerza para nuevos retos competitivos. Vamos a ofrecerles grandes y divertidos momentos".

"Tratamos de valorar lo ocurrido y de ser autocríticos sin excedernos en el castigo. Todos, jugadores, técnicos y Federación, queremos mejorar lo mejorable y para eso hay que echar la mirada un poco atrás", afirmó 'Pepu'.