Público
Público

La saga de los Manning hace historia en la NFL

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los hermanos Peyton y Eli Manning desde el pasado domingo han creado una saga única en la historia de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), al conseguir sus respectivos títulos de Super Bowl de manera consecutiva y ser los primeros profesionales en lograrlo.

Eli, de 27 años, el más joven de ellos, repitió la historia de la pasada temporada de su hermano mayor, Peyton, al hacerse de un anillo de campeón, y ocupar un espacio en la vitrina de trofeos de la familia Manning.

Nadie de los entendidos, ni los que pusieron su dinero en las apuestas, pensaban que el menor de los Manning fuese capaz de dirigir a los Gigantes de Nueva York, en el frío desierto de Arizona, al triunfo de 17-14 ante los Patriotas de Nueva Inglaterra y contra su mariscal de campo estelar, Tom Brady.

Un año antes, correspondió a Peyton regresar a casa con el trofeo que lo acreditaba como campeón de la NFL.

Si el estadio de la Universidad de Phoenix es impresionante, la cátedra que Eli ofreció en ese campo fue de la misma manera sorprendente, y llevó a los Gigantes a acabar con el mito de la perfección que los Patriotas habían construido desde el inicio de la temporada.

Logrando jugadas perfectas en los momentos precisos, Eli acabó con la campaña sin mancha del equipo de Nueva Inglaterra, y coronó su labor cuando faltaban sólo 35 segundos para concluir el partido.

Eli levantó la mirada, vio que el receptor Plaxico Burres se quitaba la cobertura que tenía, le mandó un pase de touchdown de 13 yardas y creó una nueva historia del Super Bowl.

En esa jugada, Eli pensaba mandar el balón al receptor Steve Smith, pero estaba completamente cubierto, y entonces volteó a ver a Burress, y mandó un pase de rutina, a la esquina izquierda del campo para lograr la anotación.

Para culminar esa jugada, Manning debió lograr una avanzada de 83 yardas en sólo dos minutos.

Manning terminó su labor en el partido completando 19 de 34 pases para un total de 255 yardas, logró dos pases de touchdown y fue interceptado una vez.

Como se esperaba, Manning, recibió el trofeo de Jugador Más Valioso (MVP) de manos del legendario mariscal de campo Terry Bradshaw, y al que le hizo una confesión especial.

"Antes del partido hablé con mi hermano Peyton, quien le recomendó estar cuatro puntos abajo del marcador, para verse obligado a conseguir un touchdown para congelar las acciones".

Tal como lo aconsejó Peyton, los Patriotas se pusieron cuatro puntos arriba de los Gigantes, 14-10, cuando restaban 2.42 minutos para el final. Lo demás era trabajo de Eli, que coronó con el pase a Burress casi al final del juego.

Su acción, simple, pero magistral, hizo que el partido fuese uno de los más emocionantes y ciertamente superará la marca de espectadores de un Super Bowl (94,08 millones de personas) y los anunciantes verán recompensadas sus inversiones, pues cada comercial de 30 segundos tuvo un costo de 2,7 millones de dólares.

A pesar de que Peyton no contó con el mismo consejo de un jugador experimentado, hace un año consiguió también el título de Super Bowl al llevar a los Potros de Indianápolis a un triunfo por 29-17 sobre los Osos de Chicago.

Peyton Manning vio cumplido su sueño al ganar el primer anillo de campeón del Super Bowl y premio de MVP, en la cuadragésimo primera edición de la NFL.

El mariscal completó 25 de 38 pases para 247 yardas, una anotación y una interceptación y fue nombrado Jugador Más Valioso (MVP) para completar la reivindicación de ser una súper estrella.

Peyton había sido criticado duramente por haber jugado ocho temporadas sin conseguir un título de campeón.

El mariscal fue elegido con el número uno en el sorteo universitario de 1998 y finalmente llegó al Super Bowl en su novena temporada, para convertirse en el sexto mariscal de campo seleccionado como número 1, desde 1967, que disputa un Super Bowl.

El último que lo hizo y que consiguió el título fue Troy Aikman, cuando dirigía las acciones de los Vaqueros de Dallas, que vencieron por 27-17 a los Acereros de Pittsburgh, en el Super Bowl XXX (1996).

Manning lanzó para 4.397 yardas esta temporada, para lograr su séptima campaña con al menos 4.000 yardas, y se convirtió en el sexto mariscal de campo en haber logrado esa marca, que le ayudó a llegar al Super Bowl.

Las 37.586 yardas en la carrera de Manning registran la segunda mayor cifra para un mariscal que disputó un Super Bowl.

Precisamente fue John Unitas, de los Potros de Baltimore, quien logró 37.715 yardas para que su equipo disputase el V Super Bowl en 1971 y lo ganasen al vencer 16-13 a los Vaqueros.

Además para la historia, a partir de ahora los dos hermanos Manning tienen un campeonato cada uno y Brady, bueno, aún sigue siendo el galán, con la super modelo brasileña Gisele Bundchen como novia y tres campeonatos del Super Bowl en su haber.