Público
Público

El Sáhara vuelve al mapa del mundo

Moratinos y Clinton abordan el caso de Haidar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Haidar ha llevado la lucha del pueblo saharaui a los pasillos del poder en todo el mundo'. Cuando Kerry Kennedy, hija del difunto senador demócrata Edward Kennedy, pronunció esta frase en Washington en 2008 al entregar el premio de su fundación a la activista, poco podía imaginar que un año después el futuro de esta saharaui estaría en la agenda del Departamento de Estado norteamericano.

La huelga de hambre de Haidar está en la lista de temas que el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, abordará hoy en una reunión con la secretaria de Estado. Hillary Clinton irrumpió en el caso esta semana, instando a Marruecos a que hiciera 'un esfuerzo', en una conversación telefónica que mantuvo con el ministro marroquí de Exteriores, Taieb Fassi-Fihri.

El Sáhara Occidental es el último Territorio No Autónomo de África: la última colonia del continente, una condición ominosa que no siempre le garantiza la atención de la comunidad internacional.

Los casi 34 años que dura el exilio saharaui, la vía muerta a la que Marruecos ha condenado los diversos planes de resolución de Naciones Unidas, y la relativa estabilidad de la que goza el Magreb, han relegado este contencioso al capítulo de temas no prioritarios de la Administración norteamericana.

Algo que no ha cambiado con la llegada de Obama que, no obstante, se ha mostrado más favorable a la autodeterminación de los saharauis que su predecesor, George Bush.

En Europa el apoyo sin fisuras de Francia, miembro permanente del Consejo de Seguridad, a las tesis marroquíes, y la percepción, compartida por España, de que la pérdida del Sáhara ocupado podría acabar con la monarquía marroquí, han convertido en papel mojado las más de 50 resoluciones de la ONU que abogan por la autodeterminación de los saharauis. La razón última del trato de favor que se dispensa al régimen marroquí es que las cancillerías occidentales vinculan la estabilidad de Marruecos a la continuidad de su monarquía.

Omar Bulsan, responsable de la RASD para los territorios ocupados, no duda de que 'sin la huelga de hambre, la comunidad internacional no habría despertado'. Un despertar que, en el caso de EEUU, ha sido, para muchos, tardío.

El analista del Magreb y catedrático de Derecho Carlos Ruiz Miguel no confía además en la imparcialidad de Hillary Clinton. En su opinión, el sentimiento marroquí de 'impunidad', cuyo corolario fue la expulsión de Haidar, pudo tener su origen en la visita al reino alauí que Clinton efectuó en noviembre. En una entrevista a la MAP, la agencia oficial de prensa marroquí, la secretaria de Estado elogió las 'reformas' promovidas por Mohamed VI, y aseguró que la postura de su país sobre el Sáhara 'no había cambiado'.

Los vínculos de los Clinton con Marruecos Mohamed VI es donante de su fundación avivan la desconfianza de Ruiz Miguel: 'El lobby promarroquí, aglutinado en torno a los Clinton, intenta boicotear la política de Obama acerca del Sáhara', concluye. Según la web Propublica, sólo entre finales de 2007 y principios de 2008, Rabat gastó 3,33 millones de dólares en financiar a sus grupos de presión en el Congreso de EEUU.