Público
Público

Sal, azúcar y agua pueden evitar las muertes por diarrea: OMS

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Laura MacInnis

Una pizca de sal, un puñado de azúcar yun poco de agua potable es todo lo que hace falta para salvar ados millones de niños que mueren cada año a causa de ladiarrea, dijo el martes la Organización Mundial de la Salud(OMS).

La diarrea causa una quinta parte de las muertes de niñosen el mundo, que, según la agencia de Naciones Unidas, en lospaíses pobres sufren esta enfermedad que causa deshidrataciónun promedio de cuatro veces al año.

En lugar de concentrarse en formas de detener la diarrea,la OMS señaló que las autoridades sanitarias deben asegurarseque los cuidadores sepan cómo usar la receta de rehidratación,que puede realizarse en casa.

"Debido a las consecuencias de la enfermedad en términos dela persistente mortalidad infantil, el nivel de urgencia paralidiar con este problema es muy diferente al de otras dolenciascrónicas", manifestaron los autores de un estudio publicado porla revista PLos Medicine.

"Esto debería reflejarse en políticas de investigación ensalud y estrategias de inversión por parte de los principalesdonantes", añadió el equipo.

Cuatro niños mueren por minuto de diarrea. La mayoría delos casos se concentran en Africa subsahariana y en el sudestede Asia.

"Contamos con productos muy efectivos. El problema ahora noes desarrollar nuevos productos", dijo el experto en saludinfantil de la OMS Olivier Fontaine, uno de los autores delestudio, durante una rueda de prensa en Ginebra.

"Tenemos que encontrar formas de administrar estosproductos a las personas que los necesitan", añadió.

La diarrea es definida por la OMS como la defecación detres o más heces líquidas por día, normalmente un síntoma deinfección gastrointestinal que puede ser causada por bacterias,virus u organismos parasitarios. La pérdida severa de líquidocorporal puede provocar la muerte.

La diarrea puede diseminarse a través de alimentos o aguacontaminada, o puede transmitirse de una persona a otra comoconsecuencia de una mala higiene.

Las sales de rehidratación oral, que cuestan alrededor de30 centavos de dólar por ciclo de tratamiento, suelen serdistribuidas por los grupos de asistencia para detener losbrotes diarreicos entre las poblaciones refugiadas y después dedesastres naturales.

La Federación Internacional de la Cruz Roja dijo el martesque más de la mitad de su trabajo de respuesta a desastres hoyestá relacionada con brotes de diarreas, como la epidemia decólera que azota a Zimbabue y que ya afectó a unas 90.000personas y causó la muerte de más de 4.000.

Pero la solución de rehidratación también puede realizarseen el hogar -con sal, azúcar y agua potable- y salvar vidasdijo Fontaine, quien instó a que se realicen más esfuerzos paraeducar a los padres y a los cuidadores sobre esta opciónterapéutica casera.

FALTA DE ACCESO

Aún así, en muchos casos los cuidadores carecen de acceso aagua potable para preparar la fórmula.

Por ello, la Federación Internacional de la Cruz Rojaseñaló que, dado que 1.000 millones de personas carecen deacceso al agua potable en todo el mundo, los cuidadores tambiéndeben saber cómo realizar los tratamientos de purificaciónadecuados antes de utilizarla como parte del remedio.

La lactancia también puede fortificar a los bebés contralos peligros potenciales para la salud, según el informepreparado por expertos de la OMS y de hospitales y centros deinvestigación de Estados Unidos, Gran Bretaña, India, México,Brasil, Sudáfrica, Bangladesh, Filipinas y Croacia.

La diarrea y la neumonía causan más muertes infantiles poraño que todos los decesos atribuibles al tabaquismo en todoslos grupos etarios. También producen el doble de fallecimientosque la tasa anual de muertes por VIH/sida a nivel global.

"La persistente elevada mortalidad por diarrea en presenciade intervenciones efectivas y rentables y de recursosdisponibles para implementarlas, representa un escándalocontinuo", indicaron los autores en el informe.

Los países líderes prometieron hace una década en NacionesUnidas disminuir dos tercios la cantidad de muertes infantilespara el 2015. Si no se avanza más contra la diarrea, la OMSconsideró que "el mundo fracasará en lograr" ese Objetivo deDesarrollo del Milenio.