Público
Público

Sale de prisión tras la absolución del Supremo el condenado a 36 años por 3 violaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El hombre al que el Tribunal Supremo (TS) ha absuelto hoy después de que la Audiencia Provincial de Las Palmas lo condenara en julio de 2009 a 36 años de prisión por violar a tres jóvenes en el barrio grancanario de Tafira, ha salido de prisión y "ya está en su casa con sus padres".

Así lo confirmó a Efe su abogado, Sergio Armario Hernández, quien se felicitó por el fallo del TS, que ha acordado esta absolución al estimar que es científicamente imposible que el condenado, Ricardo Santiago C.C., sea el autor de estas violaciones.

El letrado, que llevó esta causa por el turno de oficio, consideró que se había cometido "un error" con su defendido, contra el que "no había pruebas de cargo", dijo, sino las "declaraciones de tres víctimas que fueron violadas por una persona que tenía el mismo modus operandi".

Además, subrayó que "estas chicas que ahora identifican sin ningún género de dudas" a su "cliente, hace diez años ya habían identificado a otros y declarado que nunca le vieron la cara".

A juicio del abogado, "había muchos factores que hacían casi imposible" que su defendido "fuera el autor" de las tres violaciones que se le imputaban.

Entre ellas citó el hecho de que hubieran transcurrido diez años desde que se cometieran los hechos denunciados por las víctimas, que éstas en 1997 declararan no haber visto la cara de su agresor o la adicción a la heroína y la minusvalía psíquica del 66 por ciento que sufre el ahora absuelto como consecuencia de un atropello sufrido en 1995, que le dejó "al borde de la muerte".

La Sala de lo Penal del TS acordó hoy absolver a Ricardo Santiago C.C. tras deliberar esta mañana sobre este asunto a puerta cerrada, según han informado fuentes del Alto Tribunal, que posteriormente envió un telegrama a la Audiencia Provincial para comunicar esta decisión, por lo que el condenado pudo salir de prisión a las 15.30 horas, según confirmó su abogado.

Según las mismas fuentes, la Sala ha decidido absolver a Ricardo Santiago C. y estimar el recurso que éste interpuso contra la sentencia dictada por la Audiencia Provincial en julio del año pasado porque con las pruebas de ADN de las que se dispone no se le puede condenar.

La sentencia, de la que es ponente el magistrado Adolfo Prego, será redactada en los próximos días.

La Audiencia Provincial de las Palmas consideró probado que las tres violaciones tuvieron lugar entre el 13 y el 17 de noviembre de 1997.

Por ello, le impuso 36 años de cárcel, 12 por cada violación, así como una indemnización total de 30.000 euros y una multa de 1.000 euros por tres faltas de lesiones.