Público
Público

Sale de prisión tras pagar la fianza el yerno de la viuda de expresidente de la CAM

Miguel López es el principal sospechoso del asesinato de su suegra, María del Carmen Martínez

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
Miguel López, tras salir de prisión. EFE/MORELL

Miguel López, tras salir de prisión. EFE/MORELL

Miguel López, sospechoso del asesinato de su suegra, María del Carmen Martínez, viuda del expresidente de la extinta CAM Vicente Sala, ha abandonado la cárcel de Fontcalent de Alicante sin hacer declaraciones a la prensa. El presunto asesino, que ha estado los últimos 40 días en un módulo de respeto, se ha marchado a las 19.00 horas en un vehículo conducido por su abogado, José Antonio García Sánchez, acompañado de un familiar y un amigo.

García Sánchez había depositado a primera hora de la mañana la fianza de 150.000 euros en efectivo fijada por el juez para la obtención de la libertad. El letrado acudió después, en torno a las 12.15 horas, al centro penitenciario, donde permaneció alrededor de media hora para comunicar a su cliente la decisión del magistrado. Los trámites para la excarcelación, sin embargo, se han demorado algunas horas, pues el mandamiento de libertad debía ser entregado en mano al reo por un agente judicial.

El letrado ha asegurado a los periodistas que la excarcelación de su cliente "abre una gran posibilidad de defensa" y ha añadido que va a trabajar a partir de ahora para "demostrar su inocencia". "Miguel está en la calle, que es donde debería estar", ha precisado García Sánchez, tras advertir de que López iba a ir directamente a su casa y no iba hoy a hacer declaraciones públicas.

López deberá ahora entregar su pasaporte antes de las próximas 24 horas en el juzgado de Instrucción 7 de Alicante, responsable de las diligencias, cuyo titular, el juez José Luis de la Fuente, le ha prohibido salir de territorio español, decisión que ha comunicado a su vez a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras de la Policía Nacional.

Por otro lado, le ha impuesto la obligación de comparecer los lunes de cada semana en su juzgado o en la Audiencia Provincial, cuando la causa sea remitida a este órgano para la celebración de la vista, mientras siga libre. Por último, el sospechoso tampoco podrá acceder a las instalaciones del concesionario de coches Novocar, que él mismo regentaba y donde la víctima falleció de dos disparos el pasado 9 de diciembre.

El magistrado considera que persisten los indicios que incriminan a López, entre ellos sus "lagunas y contradicciones" respecto a los movimientos que hizo tras el asesinato. El juez recuerda en el auto que la mayoría de testigos ha ratificado "en lo sustancial" en sus declaraciones judiciales los testimonios que ofrecieron antes a la Policía Nacional.

Del mismo modo, según el magistrado, Miguel López tenía un "móvil económico" para asesinar a su suegra, pues las decisiones de ésta perjudicaban tanto a su mujer, Eva Fuensanta Sala, como a él mismo, en calidad de responsable de la rama automovilística de los negocios familiares.