Público
Público

Salgado admite que los datos son malos, pero espera una mejoría

El Gobierno espera que “a final de año” se produzca “alguna recuperación con respecto al año pasado”

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, admitió este martes que los datos del paro de septiembre son 'algo peores' que los de otros años, pero confió en una recuperación del empleo a finales de año.

En una comparecencia ante los prensa a la entrada del Consejo de Ministros de Economía, Salgado recordó que hace 'varios años que [las de septiembre] no son cifras positivas'. Aunque 'este año han sido unas cifras algo peores que el año pasado', el Gobierno mantiene 'los mismos planes' y espera que 'todavía a final de año' se produzca 'alguna recuperación con respecto al año pasado'.

Espera a final de año se produzca 'alguna recuperación con respecto 2010' Se trata del peor septiembre para el desempleo desde 1996, superando incluso la convulsión posterior a la caída de Lehman Brothers, en septiembre de 2008.

El número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) se situó al finalizar septiembre en 4.226.744 personas, tras subir en el mes en 95.817 desempleados (2,3%), según informó este martes el Ministerio de Trabajo e Inmigración.

A su entrada a la reunión de Luxemburgo, donde se discutirá entre otros asuntos la marcha de la economía europea, la vicepresidenta descartó que la UE vaya a pedir más medidas de austeridad a España. 'En absoluto', zanjó. 'Estamos cumpliendo nuestros compromisos' en materia de consolidación fiscal, recordó.

Además, Salgado rechazó que el retraso del Eurogrupo en desbloquear el rescate de Grecia aumente el riesgo de contagio a España, como ayer sostuvo el vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia. 'Nos da tranquilidad saber que Grecia no necesita el dinero de manera tan perentoria como pensábamos antes', aseguró en referencia al retraso en el envío de fondos. Antes estaba previsto para mediados de este mes, pero ayer los ministros del euro decidieron posponerlo hasta noviembre.