Público
Público

Salgado admite una desaceleración del PIB

Descarta subidas directas o indirectas de impuestos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La economía española se ha desacelerado en el segundo trimestre del año. Así lo admitió ayer la vicepresidenta económica, Elena Salgado, que afirmó que los datos apuntan a que en el segundo trimestre del año la economía sufrió una 'desaceleración', aunque descartó que se trate de un estancamiento. Eso después de que en el primer trimestre del año, el PIB creciera un 0,3% en tasa intertrimestral y un 0,8% respecto al mismo periodo del año anterior.

Salgado precisó que esa desaceleración se habría producido en toda la Unión Europea, cuyo crecimiento no es comparable al que registran los países emergentes. 'La economía española va a seguir creciendo y vamos a cumplir los objetivos que tenemos previstos', dijo la vicepresidenta. Esos objetivos marcan un crecimiento del PIB del 1,3% para este año y una bajada del déficit al 6%.

El ministro de Trabajo insistió en gravar los altos sueldos de la banca

Sigue además el debate sobre una posible subida de impuestos. A las declaraciones del ministro de Fomento, José Blanco, que el miércoles aseguró que será imposible mantener la red de infraestructuras sin tocar el régimen impositivo y miró con buenos ojos la propuesta de la Asociación de Constructoras de Obra Pública (Aerco) de establecer un nuevo impuesto sobre los combustibles, se suma la que hizo ayer el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, al que le parece una idea 'extraordinariamente positiva' para garantizar la conservación de las carreteras ante las actuales restricciones presupuestarias.

Sin embargo, la vicepresidenta económica negó con rotundidad que se vayan a producir subidas directas o indirectas de los impuestos a corto plazo. 'Hemos hecho unas modificaciones en los impuestos hace poco tiempo, ahora es necesario que el consumo se recupere', subrayó Salgado, que considera que Blanco hablaba pensando en el largo plazo, ya que la presión fiscal española es siete u ocho puntos menor que la media europea.

En medio de este debate, de nuevo surgen con fuerza voces que piden gravar los altos sueldos de los directivos. Como en otras ocasiones en las últimas semanas, Valeriano Gómez volvió a abogar ayer por aplicar una fiscalidad más alta a los salarios 'obscenos' de los altos ejecutivos de las empresas españolas y precisó que las retribuciones del sector financiero fueron uno de los factores que estimuló la asunción excesiva de riesgos.

UGT y CCOO piden pasar de las palabras a los hechos

El ministro fue más allá y reclamó una 'estrategia sana y correcta de retribuciones salariales' en las empresas, ya que sostuvo que la recuperación de la economía española 'no puede mantenerse con tales diferencias salariales'. Gómez insistió en que tiene que formar parte del pasado el que haya compañías cuyos directivos 'tengan retribuciones que superen o que representen 1.000 o 1.500 veces el sueldo de los trabajadores peor retribuidos de sus empresas'.

También a esto contestó Salgado, que no ve razonable gravar los sueldos millonarios a corto plazo, aunque subrayó que el Gobierno vigilará los incentivos a los empleados del sector bancario para evitar que incrementen los riesgos sobre el sistema.

Los sindicatos también se pronunciaron al respecto. Tanto el secretario general de UGT, Cándido Méndez, como su homólogo en CCOO, Ignacio Fernández Toxo, se mostraron ayer especialmente rotundos. En cuanto a gravar el sueldo de los banqueros, Toxo apostó por pasar de las palabras a los hechos: 'Si salimos de la zona de la demagogia y entramos en la de las propuestas con visos de tener efectos prácticos, el ministro debería ir un poco más allá', dijo, y pidió concretar cuánto se quiere recaudar, para qué y con qué figuras fiscales operar.

Méndez no se quedó atrás y pidió un debate en profundidad sobre el sistema fiscal, ya que, dijo, se han escuchado muchas 'soplapolleces'. No cree que una eventual subida de impuestos 'sea un debate para plantear en verano y olvidarlo en otoño', sino que lo necesario es 'un debate en profundidad' para mejorar su capacidad de recaudación. 'Los impuestos son un elemento fundamental para que funcione nuestro país', aseguró el líder de UGT, para quien 'hay una verdadera desbandada fiscal en la Unión Europea'.