Público
Público

Salgado aprueba un ajuste de 10.700 millones en las CCAA

Se logra tanto por la vía del menor gasto, que afecta a servicios sociales, como por impuestos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Gastar menos. Ingresar más. Enmendar las cuentas públicas, amarrarlas hasta que la báscula diga que el sobrepeso del gasto no supera el 1,3% del PIB de cada autonomía. Cumplir con la promesa a Bruselas y al mercado sin importar dónde pinche la tijera. El Ministerio de Economía y Hacienda, que dirige Elena Salgado, hizo público ayer un resumen de los planes de reequilibrio de una docena de comunidades, que suman un ajuste de 10.600 millones.

Ya están casi todos. Faltan, como se esperaba, Catalunya y Castilla-La Mancha, pero las demás han hecho los deberes que les habían exigido. Han reescrito cada uno su fórmula hasta lograr proezas como que Murcia (cuyo déficit sobre PIB se disparó al 4,95% en 2010) pase de tener un exceso de gasto de 1.359 millones en el pasado ejercicio a pretender dejarlo en 361 millones este año. O que Baleares, otra de las que hizo sonar las alarmas con un déficit del 4% en 2010, pase de unos números rojos de 1.064 millones a los 351 previstos ahora.

Murcia recorta 64,3 millones en sanidad y baja la deducción por vivienda

Imposible lograrlo sin afectar gravemente al gasto social, son especiales consecuencias para la sanidad y la educación. También se han reducido drásticamente las inversiones, lo que es una mala noticia para el empleo que se suma al tijeretazo a los gastos de personal. Por la vía de los ingresos, se ha puesto en venta un buen número de propiedades públicas y se han ideado todo tipo de impuestos. En total, los planes aprobados arrojan 7.600 millones menos de gasto y 3.100 más de ingresos.

Los gastos de personal, las subvenciones a entes públicos y la paralización de las inversiones no han sido suficientes para uno de los mayores ajustes de cinturón dentro de las CCAA. Las medidas en el ámbito sanitario murciano incluyen un recorte de 64,3 millones que se deben en buena medida a prescripción de genéricos y centralización de compras, pero también a la reducción de dobles diagnósticos y la eliminación de pagos como el de los medicamentos de deshabituación tabáquica.

Baleares gastará 129,5 millones menos en su Servicio de Salud

Para lograr mayores ingresos, Murcia ha colgado el se vende a nuevos puntos de amarre de embarcaciones así como a inmuebles públicos como el Hospital de los Arcos, suelo urbano y edificios de oficinas. La previsión es ingresar por estos activos 196 millones. También crecerán los ingresos por el ajuste a la deducción por adquisición de vivienda de jóvenes, así como por el nuevo impuesto a la producción y transporte de energía (44 millones) y la creación de la tasa sobre las apuestas deportivas (12 millones)

La educación y la sanidad han sentido un recorte tal que planea llevarse 858 millones del gasto público. No sólo en el apartado de personal, con lo que llaman 'racionalización el uso de los recursos económicos del IB-Salut (servicio de sanidad balear)' junto a una 'política restrictiva en el ámbito de la educación' que afecta a las 'sustituciones, licencias y contratación de interinos'.

El País Valenciá reduce en 371 millones el gasto en personal,

El IB-Salut ahorrará 129,5 millones que se obtienen a base de gastar menos en 'material y suministros' (37,7 millones), en 'reparaciones, mantenimiento y conservación' (2,6 millones), en subcontratación de la asistencia sanitaria (46,9 millones); así como disminuyendo las transferencias a empresas públicas adheridas al servicio de sanidad (13,59 millones) y a familias e instituciones sin fines lucrativos (28,66 millones) y reduciendo las inversiones (5,3 millones). Por otro lado, las empresas públicas baleares recibirán 161,3 millones menos y los ayuntamientos, 81,6 millones menos procedentes del Gobierno autonómico.

Su déficit se disparó hasta el 3,57% en 2010. El ajuste exigido equivalía a reducir en 2.259 millones los números rojos. El recorte a los gastos de personal (371 millones) ha entrado con fuerza en las plantillas del servicio público de sanidad (75 millones) y educación (30,7 millones), además de paralizarse la puesta en marcha de órganos judiciales (12,2 millones) y reducirse las dotaciones de liberados sindicales (6 millones).

Andalucía prevé ingresar 299,2 millones más con nuevos impuestos

Pero el empeoramiento de los servicios no se quedará ahí. Se elimina la atención al paciente en servicios de urgencia de hospitales, se 'racionaliza' la gestión de la cocina en la sanidad, así como las 'prestaciones endoprotésicas'. Los centros públicos no universitarios recibirán 12,6 millones menos, se elimina el bonolibro y se reducen en 132 millones la financiación de las universidades.

La autonomía foral de Navarra pretende pasar de un desequilibrio de 597 millones en 2010 (3,21% del PIB) a 248 millones. Lograrlo, en su caso, es una cuestión fundamentalmente de mayores ingresos procedentes del IVA, el Impuesto de Sociedades (67 millones), así como mayores ingresos en el impuesto de sucesiones.

Terminó 2010 con un desequilibrio de sus gastos frente a los ingresos de 967,2 millones (2,96% del PIB), que se reducirá este año a 435 millones. Uno de los principales recortes (176 millones) procederá de las inversiones.

A Andalucía le faltaron 4.082 millones en 2010 para cubrir con los ingresos de las arcas públicas sus gastos (2,85% del PIB). Para reducir el desequilibrio hasta los 1.900 millones, se prevé ingresar este año 952 millones por la venta de patrimonio público.

Andalucía, siguiendo los pasos de Extremadura, gravó a mediados de 2010 los depósitos bancarios. Por ese gravamen prevé recaudar este año 132 millones. Otros 137 millones procederán del impuesto que se ha fijado para determinados hidrocarburos. Y, puestos a buscar vías de ingreso, la autonomía que preside José Antonio Griñán prevé obtener otros 30,2 millones por el gravamen impuesto a las bolsas de plástico de un solo uso.

En cuanto al gasto, la mitad del recorte (502 millones) se debe a la reducción del sueldo de los funcionarios. El otro gran ajuste procede de las transferencias corrientes, que mermarán en 304 millones, de los que buena parte (197 millones) procede de la racionalización del gasto farmacéutico. El tercer mordisco al gasto ataca a las inversiones (161 millones).

Asturias prevé lograr su ajuste para dejar el déficit en el 1,3% de su PIB sobre todo minorando el gasto, especialmente con la reducción del apartado de las inversiones en 128 millones. Al rediseñar el calendario de inversiones, parte de los ingresos procedentes de la UE no se utilizarán, añadiendo otros 44 millones a las arcas. También por la vía de los ingresos, se esperan obtener más de 102 millones con la venta de viviendas del parque público de alquiler que tiene actualmente el Principado.