Público
Público

Salgado, convencida de que los grandes bancos no recurrirán al dinero público

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vicepresidenta del Gobierno, Elena Salgado, se ha mostrado convencida de que los cinco grandes bancos españoles -Santander, BBVA, Popular, Caixabank y Bankia- no recurrirán a las ayudas públicas para hacer frente a los nuevos requerimientos de capital de la Unión Europea.

"El convencimiento del presidente y el mío: es que los bancos van a hacer lo posible para no tener que usarlo (dinero público), pero quienes tienen que decirlo son los bancos", ha afirmado Salgado en declaraciones a RNE.

Según ha dicho, se trata de entidades con beneficios, que tienen capacidad de conseguir "por sí mismas" los más de 26.000 millones de euros adicionales para cumplir con el 9 % de capital de máxima calidad antes de junio de 2012.

Ha señalado que para lograr ese objetivo los bancos pueden seguir las recomendaciones de la Unión Europea de limitar el reparto de dividendos o de vender los activos no ligados directamente a la actividad bancaria.

A su juicio, "lo más razonable" es que los bancos se recapitalicen sin recurrir al Estado, entre otras cosas porque la inyección de capital público está sometida a unos requisitos "muy exigentes" y Salgado no cree que las entidades tengan "ningún deseo" de someterse a condiciones adicionales.

Asimismo se ha referido al impacto de alrededor de 6.000 millones de euros que sobre los cinco grandes bancos tendrá la depreciación de sus carteras de deuda soberana y ha subrayado que se trata de una valoración a precios de mercado de los bonos soberanos, así como de los préstamos concedidos a las administraciones públicas.

Por esta razón, ha insistido en que no es correcto hablar de una quita para la deuda soberana en términos generales, ya que sólo en el caso de Grecia se ha pactado que no devuelva la mitad de lo que debe a la banca privada.

Al respecto ha dicho que la deuda griega, que ya llega al 180 % de su PIB, era insostenible en las circunstancias en las que se encuentra el país, con una economía en recesión y con muchas dificultades para hacer frente a sus pagos.

Del acuerdo sobre Grecia ha destacado que es voluntario y que la banca europea acepta cobrar sólo la mitad de la deuda "con la garantía colateral que ofrece el mecanismo europeo".