Público
Público

Salgado defiende que la sostenibilidad de la deuda "está fuera de toda duda"

La vicepresidenta asegura que el país puede permitirse pagar más del 7% de intereses, como ha ocurrido en la subasta de hoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La vicepresidenta española de Economía, Elena Salgado, ha dicho que España no necesita ser rescatada y que la sostenibilidad de la deuda española está 'fuera de toda duda', al tiempo que ha señalado al 'nerviosismo' de los mercados como el origen de las dudas suscitadas sobre España.

En declaraciones a la Cadena Ser, Salgado se ha referido a los altos intereses que ha tenido que aplicar España en la emisión de obligaciones celebrada hoy, y ha recordado que los presupuestos generales del Estado contemplaban 27.000 millones de euros para hacer frente a los compromisos de deuda, de los que finalmente se van a gastar sólo 24.000.

No obstante, ha reconocido que 'desearíamos pagar precios más bajos, porque los fundamentales de la economía española indican que nos lo merecemos'. El Tesoro Público ha colocado 3.562 millones de euros en obligaciones a diez años con un interés marginal del 7,088 %, el más alto desde 1997.

En este sentido, Salgado ha reiterado que España puede pagar de sobra estos intereses, y ha matizado que en realidad el coste medio de la emisión ha sido del 6,798 %, y aunque el interés marginal haya sido del 7,088 %, la diferencia es pequeña pero 'tiene importancia psicológica'. Además, la prima de riesgo española está rozando durante toda la jornada los 500 puntos básicos.

La ministra ha recordado también que los ataques sistemáticos que padece la deuda soberana española son similares a los que ya han sufrido otros países como Italia, Francia o Bélgica, y ha señalado que la solución debe ser una acción 'coordinada por parte de todos'.

Salgado comprende las reticencias de Merkel con el papel del BCEPor lo que respecta a la intervención del Banco Central Europeo (BCE), Salgado ha indicado que comprende las reticencias de la canciller alemana sobre el papel del organismo como comprador de última instancia de deuda soberana.

Es cierto, ha dicho, que si el BCE interviene con más profundidad algunos países podrían relajar su calendario de reformas, que España 'está cumpliendo' de una manera decidida para llevar a cabo las reformas y el proceso de consolidación fiscal.

No obstante, ha aclarado que es necesario poner en marcha un instrumento que pueda sustituir la acción del BCE, con lo que 'nadie se opondría a que el organismo tuviera mientras tanto una acción decidida'.

En cuanto al futuro de la moneda única europea, señaló que no está en peligro porque sus miembros están empeñados en seguir juntos, darle estabilidad y en hacer que la Unión Monetaria sea lo que siempre fue, 'una zona del mundo donde el bienestar social alcanza los niveles más altos, pero también donde hay un crecimiento económico sólido que sustenta este bienestar'.