Público
Público

Salgado dice que el diferencial del bono español prueba que no hay contagio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ministra de Economía española, Elena Salgado, insistió hoy en que la falta de acuerdo sobre el próximo desembolso de ayuda a Grecia no ha incrementado la presión sobre la deuda española, como muestra el hecho de que el diferencial con el bono alemán haya cerrado hoy en valores cercanos al viernes, antes de que se produjeran las discusiones del Eurogrupo.

"El diferencial con el bono alemán ha cerrado en exactamente en el mismo valor que tenía el viernes, antes de esta discusión sobre Grecia. Por lo tanto, yo creo que eso lo que pone de manifiesto es que esta discusión sobre Grecia no ha tenido efectos", explicó Salgado.

La prima de riesgo española, que es el diferencial entre la rentabilidad del bono español a diez años y el alemán del mismo plazo, logró cerrar hoy en 262 puntos básicos, en un nivel similar al del pasado viernes, tras alcanzar los 272 puntos a primera hora por la falta de pacto sobre la ayuda a Grecia.

"Los mercados no tienen todos los datos, tienen alguna incertidumbre" sobre la situación de Grecia y el segundo rescate que prepara la Unión Europea para el país, lo que ha fomentado "alguna inestabilidad", dijo Salgado en una rueda de prensa que ofreció con motivo de las reuniones de ministros de Finanzas europeos celebradas en Luxemburgo.

Estas turbulencias en los mercados afectan de manera "casi general" a aquellos países que están en un programa (Grecia, Irlanda y Portugal) y "marginalmente en algunos otros", según Salgado.

Por la mañana, Salgado descartó un posible efecto de contagio tras considerar que los mercados "distinguen perfectamente" entre Grecia y España.

"Evidentemente, hubiera sido deseable que hubiéramos llegado a un acuerdo más inmediato en el día de ayer pero yo creo que los mercados distinguen perfectamente, saben que estamos haciendo las reformas que nuestro país necesita y que estamos llevando a cabo la consolidación fiscal", indicó Salgado en las declaraciones que ofreció por la mañana.

Los ministros de Finanzas de la zona euro han celebrado dos días de reuniones en Luxemburgo, sin acuerdo sobre la entrega del quinto tramo del programa de rescate a Grecia, situado en 12.000 millones, para que haga frente a sus necesidades más inmediatas de liquidez.

Los ministros han convocado otra reunión extraordinaria el 3 de julio para analizar si Grecia ha cumplido con las condiciones que se le exigen para desbloquear este tramo de ayuda y seguir avanzando en un segundo plan de rescate del país para abordar sus necesidades de financiación a más largo plazo.

La zona euro exige al Gobierno heleno que supere el voto de confianza del Parlamento previsto para mañana y otro sobre la estrategia de consolidación fiscal a medio plazo y el programa de privatizaciones, previsto para final de mes.

A este respecto, Salgado reconoció que la zona euro tiene pocas herramientas de presión sobre la clase política griega pero confió en que el Gobierno, que cuenta con mayoría en la Cámara, pueda aprobar el plan.

Preguntada sobre las críticas de la zona euro a la hora de resolver la crisis helena y el efecto de esta tardanza sobre la deuda de los países periféricos, Salgado explicó que el ritmo es "adecuado", teniendo en cuenta que "en Grecia, ha habido un cambio de Gobierno".

"Por lo tanto, no es que haya lentitud por parte del Eurogrupo sino que las cosas están cambiando. Nos hace falta saber que el Parlamento griego está de acuerdo con ese plan. Pero todo (la disposición de fondos) va a llegar en el momento preciso", garantizó la ministra.