Público
Público

Salgado dice que su ministerio favorece la cohesión social y el crecimiento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, destacó hoy la austeridad de la partida destinada a su Ministerio, cuyo gasto principal se centrará en programas prioritarios para fortalecer la cohesión social y el crecimiento económico.

En su intervención durante la segunda jornada del debate del dictamen de los Presupuestos Generales del Estado de 2010 en el Congreso, Salgado subrayó que su Ministerio reforzará especialmente políticas relevantes como la Agencia Tributaria, la lucha contra el fraude fiscal y la defensa de la competencia.

Salgado recordó que el presupuesto del Ministerio de Economía es instrumental y que no tiene una incidencia tan directa como otros departamentos en el gasto público.

La ministra indicó que el gasto se reducirá en aquellas partidas que menos contribuyen a paliar los efectos de la crisis o a facilitar una recuperación estable y sostenible.

Por parte del PP, Cristóbal Montoro insistió en que estos son lo Presupuestos "de la resignación, que programan más recesión, más incremento del paro, más impuestos y más déficit público".

Además, Montoro señaló que es "materialmente imposible" que Salgado reconduzca el déficit al 3% en 2012, porque no entiende lo que significa la austeridad.

Una vez más, criticó el veto del Gobierno a las enmiendas sobre el IVA en comisión, "la actitud más antidemocrática que se ha visto" e ironizó al decir que cómo puede hablar el Ejecutivo de estímulos fiscales cuando lo que ha hecho es destruir 1,6 millones de empleos.

El diputado de CiU Josep Sánchez Llibre incidió en que los Presupuestos de 2010 son los peores de la democracia, porque no abordan los problemas de la economía y no contienen medidas efectivas para luchar contra el paro.

Asimismo, afirmó que es incompatible subir impuestos con generar empleo y criticó el hecho de que las cuentas del próximo año ya prevean que el Estado gaste el 50% más de lo que ingrese.

Desde ICV, Joan Herrera destacó la poca exigencia del Gobierno para eliminar impuestos, como pasó con el de Patrimonio con un coste de 1.500 millones de euros, y subrayó que en cambio muestra una resistencia numantina para llevar a cabo una fiscalidad más progresiva y más equitativa.

En cualquier caso, mostró su satisfacción por el hecho de que finalmente se mantenga la desgravación de 400 euros para las rentas bajas y por la supresión de la "Ley Beckham", de la que dijo, con sorna, que curiosamente no se llamó "Ley Einstein", al beneficiar más a los deportistas de élite que a los investigadores.