Público
Público

Salgado estudia nuevos ajustes del gasto para 2011

El Eurogrupo alaba las "importantes" y "valientes" iniciativas de austeridad adoptadas por España pero cree necesarias más medidas. Bruselas urge reformar las pensiones y el mercado laboral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El recorte del gasto público para atajar el déficit puesto en marcha por el Gobierno ha comprado tiempo ante las crecientes presiones de los mercados. El Eurogrupo avaló ayer las 'apropiadas', 'importantes' y 'valientes' medidas de austeridad que le presentó la vicepresidenta económica, Elena Salgado, como parte de un 'muy importante compromiso' con el equilibrio de sus cuentas públicas y la estabilidad del euro, en palabras de Jean Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, la formación de ministros de la moneda única. Sin embargo, 'está claro' que harán falta nuevas actuaciones 'más allá de 2011', según Juncker, y España ya 'está trabajando en futuras medidas por si fueran necesarias para 2011'.

La revelación de Juncker desentona con la confianza mostrada por la vicepresidenta económica a la entrada de la reunión, cuando aseguró que esperaba asistir a un 'apoyo a las medidas' para este año y el que viene por parte de 'todos los países' del euro.

El primer análisis del Eurogrupo sobre las medidas adoptadas por España se aplica también a Portugal, el otro país europeo que fue señalado el mes pasado como posible blanco fácil de los especuladores. La situación, en opinión del Eurogrupo, ha cambiado mucho desde entonces y la mayoría de países de la Unión Europea deben acelerar el recorte del déficit.

No en vano, las comparaciones con Grecia ya no las sufren únicamente Portugal y España (sin ir más lejos, ayer, el diario Financial Times rebautizó a Bélgica como la 'Grecia del norte'), sino que han llevado a Alemania, Francia y Reino Unido a aplicar drásticos recortes del gasto público para recuperar la confianza de los mercados.

Juncker no concretó qué tipo de recorte deberá poner en marcha el Gobierno por si se recrudece la presión de los mercados, aunque la respuesta podría estar en el diseño de los presupuestos para 2011 que, además de preverse muy restrictivos, constituyen toda una prueba de fuego para el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, todavía sin apoyos claros de cara a la crucial cita.

En paralelo, la Comisión Europea urgió a Zapatero a acompañar ese ajuste presupuestario con reformas estructurales. El titular comunitario de Economía citó específicamente 'el mercado laboral y los sistemas de pensiones', siempre refiriéndose a España y Portugal de manera conjunta. 'Se necesita hacer más', recalcó, 'y sólo puedo animar a los dos países a proseguir las reformas estructurales con la determinación audaz que se necesita en una situación tan sensible'.

El examen de ayer fue el primero realizado por el Eurogrupo al recorte extra del déficit, pero no el definitivo. España todavía tiene que superar la reválida técnica de la Comisión Europea, que la próxima semana podría dictaminar si cree que es el momento de anunciar las medidas para 2011 que el Eurogrupo pide tener en la recámara. Sin embargo, el compromiso de España con sus cuentas públicas y la estabilidad del euro está fuera de toda duda, según Rehn.

El Gobierno de Madrid está preparado para 'hacer todo lo necesario para adoptar medidas suficientes para lograr estos objetivos', dijo el comisario europeo. El Eurogrupo y el Ecofin (la reunión de ministros de toda la UE) están llamados a evaluar definitivamente la suficiencia del recorte en su reunión del mes que viene.

Por otra parte, Salgado aseguró a su entrada a la reunión que la manera de luchar contra el auge de la economía sumergida no es una regularización o amnistía fiscal , sino aplicar los planes antifraude ya existentes.

'No existe ningún plan', aseguró la vicepresidenta, en referencia a informaciones que la señalaban como el cerebro de un perdón fiscal para hacer aflorar el dinero negro a cambio de inversiones en deuda pública por parte de los infractores. El presidente de la Agencia Tributaria y secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, explicará en breve cómo el Gobierno está luchando contra el fraude fiscal a través de las medidas ya en marcha, que 'tiene una parte preventiva y, por supuesto, una parte también sancionadora', aseguró Salgado.

Los presupuestos de cada país de la UE dejarán de ser revisados a posteriori por las instituciones comunitarias y pasarán un examen cada primavera, meses antes de su aprobación en los parlamentos nacionales.

La iniciativa, presentada hace meses por Bruselas con gran polémica, figura en un paquete de medidas que ayer lograron un 'amplio consenso' entre los 27, según Herman Van Rompuy, presidente del Consejo. El belga presidió una reunión sobre el futuro gobierno económico europeo en la que se debatió la medida, a la que en abril se opusieron países como España y Alemania por entender que se entrometía en la soberanía nacional.

Sin embargo, la virulencia de la crisis y el descontrol de las cuentas públicas de países como Grecia ha hecho reflexionar a los 27, que también se inclinan por endurecer las sanciones del Pacto de Estabilidad. 'Ahora, sólo te multan si pasas el semáforo en rojo del 3% [el límite de déficit respecto al PIB]; a partir de ahora, puedes meterte en problemas si lo pasas en ámbar', dijo Van Rompuy.