Público
Público

Salgado rechaza que España necesite un plan B para reducir el déficit

La ministra de Economía, convencida de que disminuirá hasta el 6% del PIB

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, ha rechazado que España necesite un plan alternativo de medidas económicas, o 'plan B', como sugirieron recientemente el FMI y el Banco de España, en caso de que no cumpla con los objetivos de reducción del déficit.

'Los planes B no son nunca una buena noticia, porque se convierten en plan A sólo con verbalizarlos', dijo la ministra, que se mostró convencida de que España 'va a cumplir' el compromiso de reducir el déficit al 6 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) en el 2011, como marcan los Presupuestos Generales del Estado.

'Nosotros tenemos un plan A que se va a cumplir', insistió la ministra, que participa estos días en Washington en la Asamblea Anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM). La ministra se mostró además confiada con la evolución del empleo en España, y aseguró que para el año próximo el Gobierno prevé la creación de 45.000 empleos netos a tiempo completo.

En los últimos días, representantes del FMI y del Banco de España han sugerido al Gobierno que, en previsión de que no pueda cumplir sus expectativas de crecimiento, diseñe un plan de contingencia, al que se ha bautizado como 'plan B', para corregir posibles desviaciones del Presupuesto.

El Fondo pronosticó el miércoles que la economía española crecerá tan sólo un 0,7 por ciento en 2011, casi la mitad del 1,3 por ciento adelantado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

 'Los planes B no son nunca una buena noticia, se convierten en A sólo con verbalizarlos'

El primero en apuntar la posibilidad del 'plan B' fue el Gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordoñez, al que se unió más tarde el FMI, a través del responsable del departamento de Asuntos Monetarios y Mercados, José Viñals.

Ex subgobernador del Banco de España, Viñals explicó que para España es crucial cumplir con la promesa de reducción de déficit al 6 por ciento en 2011 y al 3 por ciento en el 2013, porque los mercados se han centrado ya en eso 'y es muy importante que no vean sus expectativas defraudadas'. Para Viñals, la tolerancia actual de los mercados con los incumplimientos es simplemente 'cero', lo que haría recomendable que España aplicara 'con la mayor premura posible' medidas de corrección.

Pero la vicepresidenta segunda del Gobierno negó hoy esta posibilidad, con el argumento de que establecer un 'plan B' tendría un efecto contrario en los mercados, porque revelaría que el Gobierno no está convencido de sus previsiones. 'No tenemos un plan B porque estamos totalmente convencidos de que vamos a cumplir el plan A. Si no fuera así, sí que lo necesitaríamos, pero no es el caso', indicó, en un encuentro con la prensa española.

Salgado explicó, además, que los datos indican que en los ocho primeros meses del 2010 se han cumplido las metas de reducción del déficit, por lo que 'no debe haber ninguna duda de que los vamos a cumplir el año próximo. Vamos a cumplir al cien por cien nuestro plan, estamos convencidos'.

'Vamos a cumplir al cien por cien nuestro plan, estamos convencidos'

Destacó que para el Gobierno español la 'máxima prioridad' es cumplir el objetivo de déficit del 6 por ciento para el 2011 que, según dijo, es una 'estimación conservadora', dado que los ingresos fiscales este año están siendo superiores a lo presupuestado.

La ministra apuntó que, aunque el Gobierno español estudia las proyecciones del FMI, mantiene 'discrepancias' con respecto a sus previsiones de crecimiento económico para España. En concreto, el Gobierno cree que el consumo interno en el país se comportará mejor que lo que estima el FMI, lo que ayudará a reducir el déficit.

Lo mismo ocurre con el sector exterior. La ministra explicó que las exportaciones españoles no se verán muy afectadas por la apreciación del euro con respecto al dólar, con el que ayer se acercó a las 1,40 unidades, debido a que 'el 60 por ciento de nuestras exportaciones se producen en el seno de la Unión Europea'.