Público
Público

Salgado replica con más datos a la nueva andanada de Moody's

La agencia amenaza con rebajar otra vez la calificación de la deuda española, pero el impacto en los mercados es limitado 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La agencia de calificación de crédito Moody's, la segunda en importancia del mundo, revisó ayer de forma pesimista su visión de la economía española, y puso en cuarentena la nota sobre la deuda española durante los próximos tres meses, o lo que es lo mismo, 'bajo perspectiva negativa'. El movimiento es un nuevo golpe para la imagen de España, pero los mercados se tomaron con relativa tranquilidad la decisión. La agencia aclara que no baraja un posible rescate comunitario y que, pese a todo, entiende que España sigue estando en mejor situación crediticia que otros países del euro.

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, encajó también la enésima amenaza sobre la credibilidad española con mayor templanza. Si la nota de Moody's se hizo pública a las siete de la mañana, Salgado comparecía ante los medios pasadas las 11.30 para desarmar una por una las tesis de la agencia de calificación a pesar de la apretada agenda del día.

Moody's centra sus dudas en la financiación del año próximo

En su informe, Moody's que mantiene de momento la calificación Aa1, su segunda mejor opción, enumera las tres grandes amenazas que cree que planean sobre la capacidad de devolver el crédito por parte del Estado español: las dificultades en cubrir las necesidades de financiación en 2011; un mayor coste a la hora de recapitalizar el sistema financiero; y la fragilidad del objetivo de déficit ante los posibles excesos de las comunidades autónomas. En este último punto, la agencia es especialmente dura y califica como 'tímidos' los esfuerzos por hacer más transparentes las cuentas regionales, a la vez que recuerda que el ajuste para 2011 se centra en recortar gasto, un esfuerzo que no considera 'sostenible', y pide cambios de calado en las partidas de educación y sanidad.

En su réplica, Salgado se centró especialmente en defender el cumplimiento del objetivo de déficit por parte de las autonomías. Para ello, el Gobierno va a adelantar los datos de ejecución presupuestaria del tercer trimestre a este mismo lunes. Según la vicepresidenta, con la publicación de estos datos se disiparán las dudas y 'Moody's y todos entenderán que no hay ningún riesgo' sobre el déficit.

Aunque este dato se suele ofrecer de forma global con la suma de todas las comunidades autónomas, el equipo de Salgado está trabajando para hacerlo de la forma más desagregada posible. Por eso, Salgado espera contar con la presencia de algunas en la presentación de las cuentas la próxima semana.

Descarta que haya que pedir rescate, pero advierte sobre los bancos

Respecto a las dudas sobre los bancos, la vicepresidenta recordó que a partir del cierre de las cuentas en diciembre, los bancos españoles publicarán sus balances con el mismo nivel de transparencia que se exigió en las pruebas de resistencia europeas. Con estos datos, el Ejecutivo espera dejar claro que la banca española no necesitará más inyecciones.

Además, en opinión de la vicepresidenta, Moody's trabaja con datos antiguos ya que habla de retrasos en las reformas estructurales, cuando, según Salgado, varias 'se han adelantado'. En concreto subrayó la reforma de las pensiones, que se aprobará el próximo 28 de enero (ver información página 2), pero también destacó los avances en la implementación de la reforma laboral. Según Salgado, una vez que se haya designado al nuevo presidente de la CEOE, se intensificarán las negociaciones con los agentes sociales para fijar cuestiones reglamentarias del despido por causas económicas o de los ERE. Además, Salgado anunció que el próximo martes el Congreso aprobará la Ley de Economía Sostenible, que podrá estar en marcha ya el próximo febrero, una vez que culmine el trámite parlamentario.

La noticia de Moody's impactó con fuerza en las bolsas europeas, pero a pesar de las caídas, según explican los analistas de Capital Bolsa, no se vivió la sensación de pánico que en anteriores revisiones de calificación. Por un lado, porque según muchos analistas las razones de Moody's no son muy convincentes y por otro 'por una posible actuación en favor de la deuda española por parte de Banco Central Europeo', según explica Soledad Pellón, estratega de IG Markets.

Lo cierto es que las caídas de la bolsa española, que llegaron a superar el 2% en la sesión, quedaron atenuadas al cierre al 1,5%, lo que permitió al Ibex 35 conservar los 10.000 puntos. Aún así, fue el índice con mayores pérdidas de Europa, principalmente por la fuerte caída de los grandes bancos, y el castigo, desconectado de la decisión de Moody's, que sufrió Inditex.

La decisión de la agencia es especialmente negativa para el mercado de bonos, ya que podría ahuyentar a los inversores extranjeros de la subasta de obligaciones a 10 y 15 años que hoy celebra el Tesoro.

En cualquier caso, el tipo de interés del bono español a 10 años cerró ayer con una rentabilidad del 5,4%, por debajo de la que alcanzó el martes y lejos del 5,6% que llegó a marcar inmediatamente después de conocerse al advertencia de la agencia. Ofelia Marín, directora de Análisis de Banca March, cree que parte de la subida del tipo de interés español tiene que ver con el ajuste de rentabilidades del bono alemán. La prueba es que las tensiones en el riesgo país no son tan fuertes. El diferencial entre en bono español a 10 años y el alemán cerró ayer en 241 puntos básicos, el nivel más bajo de toda la semana. También retrocedió el precio de asegurar el impago de España, los llamados CDS, aunque todavía están en 320 puntos básicos. El euro, en cambio, no puedo esquivar el golpe y perdió un 0,89% de su valor, hasta los 1,32 dólares.

Por otro lado, el Parlamento Europeo aprobó ayer una nueva normativa por la que las agencias de calificación estarán controladas por la Autoridad Bursátil Europea, que podrá realizar inspecciones e imponerles multas.