Público
Público

Salgado y Corbacho se quedan sin vacaciones

Acudirán al Congreso en agosto, a petición de todos los grupos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ministros de Economía y Trabajo, Elena Salgado y José Corbacho, respectivamente, trabajarán horas extra este verano. Todos los grupos del Congreso decidieron ayer que ambos deberán comparecer en el mes de agosto para explicar el nuevo modelo de financiación autonómica, en el caso de la vicepresidenta segunda, y los motivos del fracaso del Diálogo Social, por parte del titular de Trabajo.

La petición de la comparecencia de Salgado fue presentada por el PP con los mismos argumentos que empleó el partido de Mariano Rajoy para abstenerse en la votación del nuevo sistema de financiación durante el Consejo de Política Fiscal y Financiera del día 15. Su responsable económico, Cristóbal Montoro, la justificó porque 'es un sistema que no puede ser más inoportuno', que 'no garantiza las prestaciones sociales' y que 'trata de tapar el mayor agujero de la economía de nuestra historia con la refundación del Estado de las Autonomías'.

El portavoz socialista, José Antonio Alonso, recordó a todos los grupos el compromiso del Gobierno con la información y la transparencia, por lo que el suyo apoyó la comparecencia tanto de la vicepresidenta como de Corbacho. No obstante, criticó la 'absoluta inconsistencia política' de los conservadores. Y es queAlonso no entiende que, si el nuevo modelo de financiación 'es una catástrofe para el PP', la dirección del partido anime a sus representantes en el Consejo de Política Fiscal y Financiera 'a que se abstengan y no voten en contra'.

Durante la Diputación Permanente celebrada ayer órgano de máxima actividad parlamentaria fuera del periodo ordinario de sesiones Izquierda Unida defendió la comparecencia del ministro de Trabajo, para que informase sobre el proceso de concertación social que lleva a cabo el Gobierno junto a los sindicatos y la patronal, y que esta misma semana quedó paralizado.

El portavoz de IU, Gaspar Llamazares, culpó del parón en las negociaciones a la patronal, que 'se ha pasado de la raya' al pedir el abaratamiento del despido y la rebaja de las cotizaciones sociales. Además, aseguró que para hablar sobre este asunto también debería comparecer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

La representante conservadora, Celia Villalobos, también pidió la comparecencia de Zapatero, pero con argumentos antagónicos a los de Llamazares. En su opinión, 'fue lamentable'que el presidente acusara a los empresarios de paralizar la negociación, e 'impresentable que Zapatero hablara de una reforma laboral sin el acuerdo con la patronal'.

La diputada socialista Isabel López, achacó la ruptura del diálogo al presidente de la CEOE y animó a los empresarios a que 'se busquen otros representantes'. También se refirió a las palabras de la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, que el lunes calificó a Zapatero de 'sindicalista trasnochado', si bien ayer se retractó. 'Esta sociedad debe más a los sindicalistas trasnochados que a los especuladores a los que defiende la señora Aguirre', zanjó.