Publicado: 01.12.2014 23:45 |Actualizado: 01.12.2014 23:45

La salida de Eddy Sánchez aboca a IU Madrid a una dirección colegiada hasta las autonómicas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ha sorprendido a unos más que a otros, pero a nadie le ha hecho mucha gracia. La dimisión del coordinador general de Izquierda Unida-Comunidad de Madrid, Eddy Sánchez, tras la victoria del sector crítico en las primarias del pasado domingo, ha generado confusión e incertidumbre en un momento clave para la federación, en la que cambia la correlación de fuerzas entre oficialistas y críticos según los resultados. Un 56% de los militantes y simpatizantes ha dado su apoyo a Tania Sánchez, candidata del sector crítico, para que sea cabeza de lista de la formación en las próximas elecciones autonómicas. Ni siquiera entre los afiliados al partido ha conseguido ganar el candidato oficialista, José Antonio Moreno, unos resultados que el sector que lo respalda, la corriente Somos IU, considera "bastante malos" y, sobre todo, "inesperados", que obligan a este sector a una "profunda reflexión", aseguran.

En su discurso de dimisión, el ya excoordinador regional aseguró que la decisión era previa a las primarias, aunque no parece haberla consultado con nadie, según distintas fuentes preguntadas por este diario. El paso más lógico, aseguran críticos y oficialistas, es una dirección colegiada, una fórmula que no es nueva para esta federación, que ha estado en tres ocasiones sin coordinador. La última entre 2008 y 2009, compuesta por siete dirigentes, entre ellos los actuales portavoces de IU en el Ayuntamiento y en la Comunidad de Madrid, Ángel Pérez y Gregorio Gordo, además de Inés Sabanés, ahora dirigente de Equo. Esa situación se terminó con la victoria de Eddy Sánchez, con el 51% de los votos en la última Asamblea Regional, en 2012, aupado por el sector de Pérez. La división se agudizó hasta la pacificación con la renovación de la Ejecutiva Regional y la convocatoria de primarias para elegir a los candidatos.

Según la información disponible, en 48 horas desde la dimisión de Eddy Sánchez se convocará una Ejecutiva para tratar el asunto, aunque de momento nadie ha sido convocado, según explican fuentes de las tres candidaturas que han concurrido a las primarias. La Ejecutiva debería convocar una Presidencia y, de ella, debería salir un Consejo Político Regional (CPR), en el que son mayoría los representantes del sector oficialista, hasta ahora conocido como el 51% o el sector de Pérez, por el peso del portavoz municipal en la toma de decisiones.

El CPR debería decidir si hay o no Asamblea Extraordinaria, aunque de momento nadie lo ve como una buena idea con las elecciones tan próximas, salvo el sector de Julián Sánchez-Vizcaíno, el tercer candidato a las primarias, que ya lo había solicitado tras el problema de las tarjetas de Caja Madrid, y que se mantiene en la misma posición.

En declaraciones a Público, Libertad Martínez, diputada regional, miembro de la Ejecutiva de la federación y situada en la corriente oficialista Somos IU, recuerda que "la mayoría de la organización no quería primarias" y que el proceso, aceptado para "buscar la paz interna", ha dejado a la organización "hecha polvo". Recuerda que han mantenido el apoyo del 40% de los militantes, aunque reconoce que los resultados son un cambio de tendencia en la organización que debería dar lugar a cambios. Sin embargo matiza que "no hay que volverse locos" porque las primarias "sólo decidían a los candidatos, lo demás hay que decidirlo entre todos y con mucha calma" para evitar que se agrave la fractura.

Aunque habla a título individual porque la decisión de Eddy Sánchez la ha cogido "por sorpresa" y no hay una posición común, no es partidaria de convocar una Asamblea Extraordinaria en estos momentos. Sin embargo, esa decisión puede cambiar en función de lo que determine la próxima Presidencia Federal, que deberá resolver de una vez el asunto de las responsabilidades políticas de los excoordinadores regionales de IU en la gestión de Caja-Madrid Bankia, que se conocerá el próximo 14 de diciembre y que, presumiblemente, exigirá las dimisiones de Gordo, Pérez y Miguel Reneses, número dos de Cayo Lara. Martínez ya adelante que "darán la batalla" si el Federal interviene en las decisiones de una federación soberana y autónoma y también se posiciona en contra de que Gordo deje a Tania Sáchez la portavocía del grupo en la Asamblea de Madrid, como recomendó el dimitido Eddy Sánchez.

Por parte del sector crítico, la ganadora de las primarias y diputada regional, Tania Sánchez, ha asegurado a este diario que el mensaje que han enviado los militantes y simpatizantes es "muy claro: una apuesta por una línea política concreta y muy diferente a la seguida hasta ahora", que pasa por buscar la confluencia con candidaturas de unidad popular para los municipios y buscar un "frente común" con Podemos y otras fuerzas en las autonómicas, algo considerado como una "OPA hostil" por parte del oficialismo.

"Entender la posición de la militancia tiene más legitimidad que una Asamblea Extraordinaria en estos momentos", afirma, y se muestra partidaria de evitar "asuntos internos, discusión de documentos y burocracia", al menos hasta después de las elecciones, y "trabajar políticamente hacia afuera". "Si hay algo que se ha decidido en estas primarias es que la militancia quiere que las decisiones se tomen democráticamente, ser partícipes de las listas electorales, los programas y las alianzas", matiza.

Según varias fuentes, los tiempos que se manejan para convocar a todos estos órganos es de 15 días, aunque no está muy claro. Esta semana deberían convocarse los órganos de dirección para ratificar a los candidatos electos y para definir el resto de las listas electorales.