Público
Público

Salt se despierta entre lágrimas

"La sociedad ha podido ver con sus propios ojos que, cuando hay emergencia social y el Gobierno no actúa, el pueblo sí responde", dice una de las personas que vive desde marzo en el bloque cuyo desalojo ha sido paralizado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni los más optimistas esperaban combinar los sorbos del primer café del día con lágrimas. La noticia de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos solicitaba, de manera cautelar, paralizar el desalojo de las 43 personas que viven en el bloque de viviendas de Salt ha cogido por sorpresa al millar de vecinos, miembros de la PAH y activistas que han pasado la noche en la vivienda de Salt. Pasaba un cuarto de hora de las 8.00 horas cuando la portavoz de la PAH en Girona, Marta Afuera, pronunciaba las primeras palabras desde un balcón: '¡No han podido!'. La explosión de felicidad ha sido instantánea, con escenas de lo más emotivas. Cánticos, saltos y muchos llantos.

La orden del Tribunal de Estrasburgo no tiene precedentes en España, al menos en bloques de viviendas con un procedimiento penal. Los únicos que hay similares, confesaba Afuera sin las cámaras de por medio, se encuentran en Madrid y se tratan de viviendas individuales, nunca de un bloque entero. La portavoz de la PAH explicó, además, que a ella por lo de Salt le acusan de creación de banda terrorista, de ahí que el procedimiento sea penal y no civil, como en los otros casos registrados de desalojos paralizados por el tribunal europeo.

Doris, una de las personas que vive desde marzo en el bloque de Salt, ocupado por la Obra Social de la PAH, aún tiene los ojos húmedos. A cada paso que da, en los aledaños de la zona, recibe un abrazo fuerte, sentido, de aquellos que no han querido dejarla sola en estos momentos de incertidumbre. 'Hemos sido valientes y aquí está la recompensa', confiesa a Público. 'La sociedad ha podido ver con sus propios ojos que, cuando hay emergencia social y el Gobierno no actúa, el pueblo sí responde'. Doris reconoce que no ha podido dormir y que la noticia le ha provocado una ilusión nunca antes vivida.

Casi mil personas han estado arropando a los vecinos del bloque de Salt.- Reuters

El apoyo del cuerpo de bomberos, aunque al final no han tenido que actuar, también ha sido una de las notas coloridas de la jornada, que arrancó en la tarde del martes con actividades, movilizaciones, conciertos y centenares de voluntarios pasando la noche en el bloque. En total han acudido más de 40 bomberos, venidos de toda Catalunya y con una orden firme de ser expedientados si se oponían al desalojo, que al final no se ha producido.

Luis Ros es uno de ellos. Trabaja en el cuerpo barcelonés de bomberos pero es activista de la PAH en Badalona. 'Yo apuesto por la desobediencia con nombre y apellidos. Siempre sin violencia, de forma pacífica, pero no se lo pondremos fácil a quienes intentan arrebatar los derechos más básicos de la ciudadanía', sentencia orgulloso. Delante del bloque, estos bomberos se han dado un auténtico baño de masas, siendo vitoreados al grito de 'Más bomberos y menos Policía' y 'Queremos calendario', este último grito como estímulo para la creación de un calendario donde muchos de ellos pudieran posar semidesnudos.

En total han sido 800 miembros de distintas PAH catalanas ─ han llegado también desde Valencia ─ quienes han vivido una jornada emocionante. La noche, según fuentes consultadas, no ha sido sencilla. Rosa, proveniente de la PAH Cardedeu, es una de las personas que ha pasado la noche. Más allá de la causa que defiende, ha querido participar en la reivindicación en calidad de sanitaria, por si al final se precisaban primeros auxilios. 'Si hubieran intentando desalojar el bloque, no hubieran podido. Pero aquí hay 21 menores que han pasado horas de angustia y toda atención es poca para prevenir situaciones de emergencia'. Rosa reconoce que, como muchos de sus compañeros, han pasado la noche en vela. Afortunadamente, con los primeros rayos de sol ha vuelto la esperanza y la convicción de que el 'Sí se puede' que proclama la PAH está más vivo que nunca.

Afectados y activistas han hecho una marcha hasta el Ayuntamiento

Con la tranquilidad de que el Bloc Salt no iba a ser desalojado, se ha realizado una marcha hasta el Ayuntamiento, donde miembros de la PAH, vecinos y las familias implicadas han protestado airadamente contra la administración pública, considerándola parte responsable de la orden de desahucio que finalmente no se ha llegado a aplicar.

Varios cánticos después -el que más se ha escuchado es el que reclamaba al alcalde que diera la cara-, el portavoz de la PAH Valencia ha notificado una nueva ocupación en la capital valenciana, Ca L'Esperança, siendo este el 15º bloque que la Obra Social de la PAH ocupa en el territorio español. Una revelación fuertemente aplaudida y que ha contribuido a acentuar el carácter festivo de la jornada.

La manifestación ha abandonado la plaza del Ayuntamiento y ha iniciado un nuevo recorrido por las calles del municipio gerundense, hasta llegar nuevamente al punto de partida: el Bloc Salt. Ahí se han vivido nuevamente escenas emotivas, como la de varias familias abrazándose entre ellas, en especial la de Doris, que ha capitaneado la marcha de la mano de sus dos hijas.

Visiblemente afectada se encontraba también Marta Afuera, quien culminaba el acto con unas palabras de agradecimiento y apoyo. Con la jornada concluida, Afuera repasaba para Público todo lo vivido desde que en marzo la PAH de Girona ocupó el Bloc Salt: 'Han sido siete meses muy intensos, con alegrías y decepciones. Yo particularmente estoy muy orgullosa de las familias y las personas que viven en el bloque y de cómo lo han afrontado. Si me pinchan no me sacan sangre', confesaba.

Marta Afuera: 'Lo de hoy marca un antes y un después en nuesta lucha'

No obstante, aún hay que valorar lo logrado en la fecha de hoy. Afuera prefiere ser optimista: 'Lo de hoy marca un antes y un después en nuestra lucha. Nos enfrentamos a un monstruo capitaneado por el Partido Popular y el banco malo, pero se ha demostrado que cuando nos unimos las personas podemos dar la vuelta a escenarios que parecían imposibles de cambiar'.

¿El aliado del Tribunal de Estrasburgo será suficiente para derrotar a Goliat? 'Hay que hacer una lectura exhaustiva del documento y pensar en la próxima estrategia seguir, pero hemos dado un gran paso. La resolución de hoy no sólo paraliza el desahucio sino que obliga a la administración a ofrecer salidas dignas a las familias que viven aquí. Esto es una punta de lanza, solamente en Girona hemos recibido la petición de vivienda de 1000 familias en riesgo de vivienda. Lo que hemos vivido hoy en Salt pasa en cualquier lado de España. Y no podemos mirar a otro lado', concluía.

Esta tarde la coordinadora de la PAH en Girona se reunirá de urgencia para tomar una decisión sobre cómo actuar en el futuro con el Bloc Salt. Sin embargo hoy sus familias podrán dormir tranquilas. Han logrado una prórroga en el partido más difícil.