Público
Público

Salud de los hijos prediría enfermedad cardíaca futura de padres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Cuando los niños tienenel colesterol o la presión altos, sus padres tendrían más riesgode desarrollar diabetes y enfermedad cardíaca, según unainvestigación realizada en Estados Unidos.

Un estudio sobre 519 familias de Ohio demostró que el peso,el colesterol y la presión de los niños de 12 años permitíanpredecir la posibilidad de que alguno de los padres desarrolleenfermedad cardíaca, hipertensión o diabetes en las tres décadassiguientes.

"Los factores de riesgo pediátricos (el colesterol, lostriglicéridos y la presión) sirvieron para identificar a lasfamilias en las que los padres tenían alto riesgo", dijo eldoctor Charles J. Glueck, del Hospital Judío de Cincinnati ycoautor del estudio.

Muchos padres, según explicó a Reuters Health, no se hacencontroles médicos, pero llevan a sus hijos al pediatra.

En noviembre, los Institutos Nacionales de Salud de EstadosUnidos publicaron nuevas guías, en las que recomiendancontrolarles el colesterol a los niños entre los 9 y los 11 añosy entre los 17 y los 21 años. La Academia Estadounidense dePediatría adhirió a esa recomendación.

Algunos críticos cuestionaron las guías y argumentaron queno existen datos sólidos de la utilidad del control delcolesterol pediátrico para cuidar la salud cardíaca en el largoplazo.

"Todavía hay mucho debate sobre el tema", dijo Glueck.

ENFERMEDAD CARDIACA, ACV, DIABETES

El estudio publicado en Journal of Pediatrics incluyó a 852alumnos de unos 12 años a los que se les controló el colesterol,la presión, los triglicéridos y el peso. Se los volvió a evaluar26 años después, como a sus padres, que tenían alrededor de 66años.

En el 47 por ciento de las familias, uno de los padres habíatenido un infarto, un accidente cerebrovascular (ACV) o habíanecesitado una cirugía para eliminar una obstrucción arterial alfinalizar el estudio. Y uno de los padres había desarrolladodiabetes en el 37 por ciento de las familias participantes.

Además, los padres eran dos veces más propensos a tener uninfarto o un ACV antes de los 60 años si su hijo había tenidopresión elevada a los 12 años de edad.

La posibilidad de que los padres tuvieran problemascardiovasculares también era más alta si sus hijos habían tenidotriglicéridos o colesterol LDL o "malo" elevados.

El sobrepeso en los hijos duplicaba el riesgo de los padresde desarrollar diabetes o hipertensión.

En un estudio previo del mismo equipo, los resultados de lostest en la niñez predecían el riesgo de cada niño de desarrollarcardiopatías, diabetes e hipertensión a los 30 años.

Todo esto sugiere que la pesquisa ayudaría a predecir losriesgos futuros de los niños y sus padres, aunque no hay unaprueba sólida de que la pesquisa pediátrica disminuya el riesgofuturo de los niños de desarrollar diabetes o enfermedadcardiovascular.

Glueck consideró que a la mayoría de los niños concolesterol alto se los podría tratar con una dieta saludable,sin necesidad de acudir a medicación. Se estima que entre 15 y20 niños de cada 300 en Estados Unidos tendrían colesterol altoasociado con la dieta y el estilo de vida.

Y uno de cada 300 o 500 niños tiene una forma hereditaria decolesterol elevado llamada hipercolesterolemia familiar, quefavorece la aparición de enfermedad cardíaca a los 40 ó 50 años.Esos niños sí podrían recibir estatinas, los fármacos máspopulares del mundo, que ayudan a reducir el colesterol.

FUENTE: Journal of Pediatrics, online 12 de enero del 2012