Público
Público

La salud de Neira empeora en su traslado de hospital

El de Majadahonda acoge ahora a los antiguos pacientes del Puerta de Hierro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La salud de Jesús Neira ha empeorado. El profesor, que entró en coma el pasado 6 de agosto al ser agredido por defender a una mujer de su pareja, ha sido uno de los primeros pacientes en abandonar el hospital Puerta de Hierro de Madrid. El nuevo centro de la vecina localidad de Majadahonda, inaugurado el pasado 11 de septiembre, acoge ahora a sus enfermos.

Según explicó el portavoz de la familia de Neira, Javier Castro, el transporte en una ambulancia medicalizada se produjo sin problemas, cuando el profesor se encontraba “totalmente estabilizado”, pero el sábado ya detectaron problemas en su analítica. Castro explicó que les han comunicado que “puede tener una hemorragia interna o un problema medular”.

Neira recibió una transfusión de sangre antes de abandonar el hospital Puerta de Hierro, y otra al ingresar en el de Majadahonda. El profesor entró en coma cuatro días después de recibir una paliza al defender a una mujer que discutía y forcejeaba acaloradamente con su pareja.

El abogado de la familia de Neira, Javier Gómez de Liaño, ha afirmado hoy que lo más importante ahora es su evolución, ya que su mejoría o empeoramiento 'cambiaría o modificaría probablemente la calificación de los hechos y las eventuales responsabilidades' de los imputados.

Gómez de Liaño se ha pronunciado así en los juzgados de Majadahonda tras la declaración como imputado por una posible negligencia médica del doctor Zarzo -cuyas iniciales son B.C.Z.G.-, quien atendió a Jesús Neira el día 4 de agosto a las once de la mañana en Urgencias del hospital Puerta de Hierro.

El facultativo, que es médico interno residente (MIR) del hospital, ha declarado ante la titular del juzgado, Yolanda Rodríguez Tapia, a petición del Ministerio Fiscal, y ha respondido tanto a las preguntas de éste como de la abogada de la acusación particular, María Dolores Márquez de Prado, y de su abogado defensor, ha explicado Gómez de Liaño.

El letrado ha dicho que hoy 'solamente cabe esperar la evolución del profesor Neira, porque esa evolución o desenlace, en un sentido positivo o negativo, cambiaría o modificaría probablemente la calificación de los hechos y las eventuales responsabilidades' de los imputados.

En este sentido ha destacado que el último informe médico califica el estado de Jesús Neira como crítico, y ha recordado que ayer fue trasladado de hospital de forma satisfactoria pero se le tuvieron que realizar varias transfusiones sanguíneas.

El letrado no ha revelado detalles sobre la declaración del médico y ha pedido que se respete 'el derecho de quieres comparecen ante los tribunales', incidiendo en que al tratarse de un procedimiento penal 'salvo para las partes, todas las actuaciones son secretas'.

'Dejemos que la justicia haga su trabajo y preocupémonos del estado de salud del profesor Neira, que tiene sus altibajos y está en un estado de permanente crisis', ha añadido.

Neira fue a proteger a la mujer, pero se convirtió en el foco de la ira del supuesto agresor. Éste, Antonio Puerta, está en prisión preventiva desde el 13 de agosto. La mujer tardó apenas un mes en acudir a un programa de televisión a defender a su pareja. Atribuyó la agresividad de éste a problemas con las drogas y negó el maltrato.

El profesor acudió al hospital Puerta de Hierro y al de Móstoles dos días después de la paliza. Le dolía la cabeza, pero no se le hizo ninguna prueba para determinar si sufría daño cerebral. Luego entró en coma. La familia del profesor denunció negligencia y hoy declarará ante el juez que instruye el caso un médico interno del Puerta de Hierro. El día 25 declararon otros tres doctores. Junto a Neira, otros 83 pacientes fueron trasladados ayer por la mañana al nuevo hospital de Majadahonda, de gestión privada. El resto de pacientes ya se había ido trasladando desde la inauguración del nuevo centro.

El hospital universitario Puerta de Hierro ha cerrado  sus puertas, 44 años después de su inauguración. Según avanzó el consejero de Sanidad, Juan José Güemes, el centro se derruirá y se edificará un nuevo hospital de media y larga estancia que albergará una unidad de cuidados paliativos.