Público
Público

Salvada por las vecinas de los martillazos de su marido

Ha sucedido en Cártena, una localidad malagueña. Al oír los gritos de una mujer que estaba siendo golpeada por su pareja, las vecinas entraron en la casa. La vida de la víctima no corre peligro. El hombre huyó al camp

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una mujer ha resultado hoy herida al ser golpeada repetidamente con un martillo por su marido en la casa familiar hasta que llegaron las vecinas a auxiliarla. Tras el suceso, él se ha marchado al campo en una motocicleta y se ha suicidado en Cártama (Málaga), ha informado el alcalde, José Garrido.

La mujer, Antonia Moya Martín, de 65 años, ha sufrido heridas múltiples en la cabeza, su vida no corre peligro y se recupera en la Unidad de Observación del Hospital Clínico Universitario de Málaga capital, donde pasará toda la noche, han asegurado fuentes del centro, que han detallado que sus pruebas radiológicas son normales.

El presunto autor de los martillazos es Salvador Gálvez Meléndez, de edad próxima a su mujer, según el mandatario local, que precisa que parece que podrían existir desde hace tiempo diferencias en la pareja y que el hombre ha utilizado en la agresión una 'machota', martillo o mazo de mango largo que usan los albañiles cuando deben golpear con fuerza en su trabajo.

Al oír los gritos, las vecinas han podido entrar en la casa y evitar mayores consecuencias para la mujer, según el alcalde, que ha señalado que el presunto agresor se ha desplazado posteriormente a una parcela que tiene en el campo y ha acabado con su vida, tras lo que ha sido hallado su cadáver.

Este suceso ha ocurrido en la calle Tirso de Molina de esta población cercana a Málaga capital sobre las 17.00 horas, según José Garrido, que ha señalado que cree que la pareja estaba jubilada y que llevaban muchos años viviendo en la localidad. El Ayuntamiento ha convocado para mañana a las 12.00 horas un acto de repulsa a lo ocurrido, que consistirá en una concentración de cinco minutos ante el consistorio.

El alcalde se ha desplazado al lugar del suceso y lo ha encuadrado en la denominada 'violencia machista'.