Público
Público

Los salvadoreños celebran elecciones en una atmósfera de crisis

Votan hoy a su cuarto presidente después de la guerra civil en mitad de la angustia que ha generado la caída de las vitales remesas procedentes de EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los salvadoreños eligen hoy a su cuarto presidente después de la guerra civil en un momento en que millones de ellos ven con angustia cómo caen las vitales remesas que les envían sus familiares emigrados a Estados Unidos debido a la crisis económica.

En estos comicios, la ex guerrilla Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que lleva como candidato al periodista Mauricio Funes, parece estar muy cerca de derrotar a la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que presenta al ex jefe de policía Rodrigo Ávila y gobierna desde 1989.

Sea quien sea el ganador, deberá lidiar con un país donde las remesas de los inmigrantes son la principal fuente de ingresos y han comenzado a caer dramáticamente a medida que más personas pierden sus empleos en Estados Unidos.

Sentada en el patio de su amplia casa de dos plantas construida hace cinco años con los abundantes envíos de dinero de su hija, Rosa Landeverde dice que actualmente sólo recibe 150 dólares mensuales, que sirven de poco en un país donde la economía está dolarizada.

'Los familiares que tengo allá están con poco trabajo, han tenido que entregar las casas que estaban pagando y ganan casi únicamente para pagar las cuentas', dijo.

'Yo le digo a mi hija que regrese, que aquí tiene su casa y finalmente arroz y frijoles no nos va a faltar, pero no quiere', agregó la mujer, habitante de La Aldeíta, un pequeño y empobrecido pueblo agrícola a 60 kilómetros de la capital.

En enero, último mes del que se tienen datos oficiales, las remesas cayeron un 8,4% a 252 millones de dólares respecto al mismo mes de 2008, según cifras del Banco Central.

El Salvador tiene una población de 5,7 millones de habitantes, pero tiene a otros 2,3 millones viviendo en Estados Unidos. Se estima que uno de cada cuatro salvadoreños depende de las remesas para su subsistencia. Unos 4,2 millones de salvadoreños están habilitados para votar y el Gobierno espera que unos 40.000 lleguen desde Estados Unidos.

Tanto Funes como Ávila han prometido crear fuentes de empleo, muy escasas en el país centroamericano salvo sectores agrícolas como el café, o la industria maquiladora.

Funes ha hablado de combatir la extendida evasión fiscal y así generar recursos para aumentar la inversión pública, mientras que Ávila prometió crear 200.000 empleos en el próximo período de gobierno quinquenal a través de estímulos a la inversión privada. Según cifras oficiales, el desempleo es del 7%, pero el subempleo supera el 50% de la población.

En La Aldeíta la mayoría son mujeres, hombres mayores y niños, porque la fuerza laboral emigró a Estados Unidos.

Entre una mayoría de casas humildes con techos de tejas, sorprenden varias mansiones de hasta tres plantas, propiedad de emigrados que las usan para venir uno o dos meses por año de visita a su país natal.

'Tengo a mis cinco hijos en Estados Unidos, pero sólo tres me mandan ahora un poquito de dinero porque les han recortado las horas, trabajan sólo unos días a la semana. Yo sólo puedo encomendarlos a Dios', dijo preocupada María Aminta Murillo, sentada en la orilla de la calle principal de La Aldeíta.