Público
Público

¿Salvamos a la banca otra vez?

Los expertos y los bancos aportan sus razones a favor y en contra de dar de nuevo ayudas al sector financiero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El dilema está de nuevo sobre la mesa y no hay una postura común en la zona del euro (como para casi nada) sobre cuál es la solución más eficiente. A raíz de la crisis de Lehman Brothers, numerosos países en Europa se vieron obligados a rescatar a varias de sus entidades más grandes para evitar que corrieran la misma suerte que el banco estadounidense. Tres años y 1,35 billones de euros de ayudas públicas después, se plantea de nuevo la necesidad de salvar a los bancos.

Los problemas de Grecia han dejado al descubierto la debilidad de la zona del euro y están castigando duramente a las entidades, sobre las que pesa una insalvable desconfianza que las está dejando secas de liquidez. El caso de Dexia (que esta semana tuvo que ser nacionalizada) no es aislado y si la situación de cierre total de los mercados permanece unos meses más puede acabar por llevarse por delante a muchas otras entidades. En esta tesitura, las autoridades se están planteando recapitalizarlas con dinero público para que recuperen la confianza perdida y así puedan ayudar a la recuperación económica. La teoría podría llegar a sonar bien si de verdad se consiguiera reactivar la economía, pero de nuevo surgen abundantes dudas sobre su utilidad dados los escasos resultados conseguidos en los últimos tres años.

Las ayudas de 1,35 billones entregadas en los últimos tres años no han sido útiles

Los expertos consultados por Público coinciden en que estamos ante una situación complicadísima en la que se busca casi la cuadratura del círculo. Pero tienen todos una cosa clara y que difiere de lo que están planteando las autoridades: la recapitalización de la banca, ya sea por medios públicos o privados, no es lo más urgente ni lo que va a solucionar los problemas de la zona del euro; lo urgente es acabar con el problema de Grecia. 'Lo primero que hay que hacer es resolver el problema de la deuda griega; si no, todo el dinero que se invierta en la banca va a ir a la basura', asegura Santiago Carbó, catedrático de Economía de la Universidad de Granada. José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, ahonda en esta idea: 'Empezar por la recapitalización de la banca es empezar la casa por el tejado', asegura.

Las cifras sobre cuánto dinero se debería inyectar en los bancos europeos varía mucho según quién la calcule. El rango oscila entre un mínimo de 100.000 millones y un máximo de tres billones. Y la fórmula tampoco está nada clara. Podría ir desde que cada país ayudara a sus entidades, como se ha hecho con el Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB) en España, hasta que se hiciera con el fondo de rescate europeo ampliado.

Los expertos consultados por Público prefieren que no sea una cuestión masiva y que se analice entidad por entidad. Carbó admite que 'puede ser necesario capitalizar a algunas entidades europeas y alguna española', aunque propone que sólo se haga en aquellas que tienen un exceso de riesgo o falta de liquidez, no en las que más deuda española tengan. Díez exige que se mire entidad por entidad y en caso de haber necesidad de más capital se le dé un tiempo para conseguirlo en el mercado y si no lo logra se le dé dinero público. 'Hay fórmulas mucho menos invasivas que la recapitalización masiva', dice.

Los expertos creen que recapitalizar no serviría si no se resuelve antes el problema de Grecia

Y mientras todo esto se debate, la autoridad supervisora europea ha planteado en la última semana la necesidad de revisar los test de estrés y de elevar las exigencias de solvencia a los bancos (del 5% al 9% incluso) tras imponerles que contabilicen pérdidas en sus inversiones de deuda soberana, incluida la española. Si esto se materializa, el dilema sobre si debe ayudarse a la banca se habrá acabado: habrá que recapitalizar con dinero público a las entidades porque estas no podrán conseguirlo por sus propios medios. Las entidades se han levantado en armas contra ello y se niegan a ser nacionalizadas.

A continuación se muestran las razones que los expertos encuentran a favor y en contra de volver a salvar a la banca con dinero público.