Público
Público

Samaranch y la Infanta Elena asisten a un banquete de gala ofrecido por Hu Jintao

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Infanta Elena y el presidente de honor del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch, asistieron hoy al banquete de gala que ofreció en el Gran Palacio del Pueblo el presidente chino, Hu Jintao, con ocasión del inicio de los Juegos Paralímpicos.

Samaranch y la Infanta, entre otras personalidades de la política, la realeza y de las familias olímpica y paralímpica (como el presidente del Comité Paralímpico Internacional, Philip Craven) fueron recibidos por Hu y su esposa en la sede del Legislativo chino, en el ala oeste de la plaza de Tiananmen.

El primer ministro chino, Wen Jiabao, (que se sentó junto a Samaranch), el presidente del Legislativo nacional, Wu Bangguo, y el de la Conferencia Consultiva Política, Jia Qinglin (sentado junto a la Infanta), también participaron en el banquete de gala.

Antes del banquete, Hu agradeció a los asistentes su presencia en la ceremonia de apertura de los Juegos Paralímpicos, recordó que el lema de los de Pekín 2008 es "Espíritu en Movimiento" y señaló que los atletas paralímpicos "compartirán alegrías, forjarán amistades, llevaran a cabo sus sueños y experimentarán el éxito".

Hu dijo que en China hay 83 millones de personas con discapacidades, y que el país "defiende la igualdad, se opone a la discriminación, cuida a los necesitados y respeta los derechos humanos".

La Infanta Elena acudirá en los próximos días a diversas instalaciones de Pekín 2008 para animar a los atletas paralímpicos españoles, con los que ya departió ayer, viernes, en la Villa Paralímpica.

En el banquete de gala también estuvieron presentes el vicepresidente de Ecuador, Lenin Moreno, el primer ministro de Corea del Sur, Han Seung-soo, la princesa Astrid de Bélgica y el príncipe Félix de Luxemburgo, entre otros.

Es de destacar el hecho de que dos de los principales mandatarios que asistirán a la ceremonia de inauguración de los Juegos Paralímpicos -el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, y el alemán, Horst Köhler- no acudieron al banquete.