Público
Público

Samsung superaría los obstáculos en su acuerdo con Sandisk

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La oferta de Samsung de pagar 5.900 millones de dólares (7.400 millones de euros) por SanDisk seenfrenta a grandes obstáculos, pero la difícil etapa que pasa la industria debería persuadir al fabricante estadounidensede tarjetas de memoria para que presione al consejo de administración para que acepte el trato.

La empresa coreana Samsung, el mayor fabricante mundial de chips de memoria, ha ofrecido la compra de SanDiskpor un precio de 26 dólares la acción, lo que supone cerca de un 80 por ciento de prima. SanDisk, que fabrica tarjetas dememoria NAND y soportes para dispositivos como móviles y cámaras, ha rechazado la oferta por considerar queinfravalora a la compañía.

Sin embargo, los analistas aseguran que la compañía con sede en California difícilmente podría escabullirse delacuerdo en un momento donde hay un exceso de oferta en la industria de las tarjetas de memoria y las ventas deartículos con chips se ven amenazadas por el empeoramiento de la situación de los consumidores.

Samsung, que hasta ahora se ha apartado de las grandes adquisiciones para aumentar sus propias ventas, necesitapersuadir a algunos importantes inversores institucionales de SanDisk de la poderosa lógica que se esconde tras elacuerdo, para que ellos a su vez presionen al consejo para que acepte la compra.

SanDisk es propiedad en su mayoría de inversores institucionales, encabezados por Fidelity, que posee un 12 porciento de las acciones. El consejero delegado de la compañía, Eli Harari, sólo tiene un 1,4 por ciento de los títulos de laempresa.

La compra de SanDisk le daría a Samsung una tecnología avanzada y más agarre para permanecer en la cima delmercado, a pesar de los embates de su rival, Toshiba, y de la bajada de los precios por la sobreproducción.

Samsung, que paga a SanDisk cerca de 350 millones de dólares cada año en patentes para poder utilizar la tecnologíaflash, está buscando no sólo recortar esos gastos sino también tomar control de las licencias que la fabricante dememorias posee, y que controlan la industria.

/Por Marie-France Han y Rhee So-eui/