Publicado: 10.11.2014 13:58 |Actualizado: 10.11.2014 13:58

Sánchez exige a Rajoy una solución política y no judicial para Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha urgido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a iniciar una reforma constitucional, que ve "urgente" tras la movilización que se visualizó en Catalunya este 9-N. "El tiempo del inmovilismo ha terminado. Hay que abrir un nuevo tiempo en la política española que deje atrás los tribunales y el cruce de reproches. Tenemos que abordar la reforma constitucional", ha expuesto en rueda de prensa, tras participar en la Ejecutiva del PSC junto al líder del partido, Miquel Iceta.

Sánchez se desplazó a Barcelona en un día en que el PSC se ha comprometido a presentar una propuesta para un nuevo acuerdo entre Catalunya y el resto de España. El secretario del PSOE también ha advertido al jefe del Ejecutivo central de que no puede esperar a después de las elecciones generales previstas para finales de 2015, y ha asegurado que el PSOE seguirá con la reforma constitucional con o sin el PP: "Nos gustaría que fuera con él, pero lo propondremos con o sin Rajoy".

Según el líder del PSOE, la reforma constitucional es la mejor opción tanto para los catalanes como para todos los españoles, ya que evita "el choque de trenes" y ofrece mejoras no sólo para Catalunya, sino también en términos de regeneración de la democracia en toda España. Preguntado por si el PSOE avalaría que la reforma incluyera el reconocimiento de Catalunya como nación o la ordinalidad como principio rector de un nuevo sistema de financiación, no se ha cerrado: "Estoy dispuesto hablar de todas las cuestiones", ha dicho.

Aunque sin concretar, ha asegurado que los socialistas pedirán una "reunión" tanto con el presidente Mariano Rajoy como con el presidente Artur Mas, de quienes espera un talante dialogante y las ganas de empezar una reforma constitucional que refrenden en las urnas todos los españoles.

Sánchez ha asegurado sentir "respeto" por los más de dos millones de personas que votaron el 9-N, aunque este proceso nunca ha contado con el aval del PSOE, que apoyó que el Gobierno central la impugnara ante el Tribunal Constitucional (TC). Sin embargo, recuerda que "hubo millones de catalanes que consideraron que el planteamiento independentista no era el adecuado" y no acudieron a las urnas, y ha destacado que estos ciudadanos también deben ser respetados.

Sánchez considera que tras el 9-N la sociedad catalana y la de toda España "están más fracturadas", y de ahí que defienda un proceso de negociación que desemboque en una reforma constitucional. Preguntado por si el PSOE avalaría un pacto estable CiU-PSC que garantizara estabilidad a Mas para agotar la legislatura hasta 2016, ha respondido: "El PSC es un partido hermano y todo lo que haga Iceta constará con mi apoyo y mi respeto".

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, por su parte, ha ofrecido este lunes a los catalanes tras el 9-N impulsar un "nuevo acuerdo" entre Catalunya y el resto de España que pase por una reforma constitucional que deba ser votada por todos los españoles en un referéndum. Iceta ha insistido en que no abandona la idea de una consulta legal y acordada sólo a los catalanes, pero prioriza la reforma constitucional: "Tenemos que dar una oportunidad a la reforma antes que a la separación". El líder socialista admite que difícilmente los independentistas apoyarán una reforma de la Ley Fundamental, pero aún así, considera que este proyecto puede suscitar más apoyos en Catalunya que los que suscita ahora mismo la secesión. 

La Ejecutiva del PSC ha aprobado este lunes un declaración política titulada Por un nuevo acuerdo en el que se recoge su propuesta de reforma de la ley constitucional que pasa por aspectos ya defendidos por el PSC como el reconocimiento de las "singularidades" de las nacionalidades históricas y la reforma del sistema de financiación basándose en el principio de ordinalidad. Así, el documento recoge en varios puntos la necesidad de transformar el Estado de las Autonomías en un Estado Federal; una mejor definición de la distribución de competencias; la consideración de los temas lingüísticos, educativos y culturales como competencia estricta de las comunidades con lengua propia, y la transformación del Senado en un 'Consejo Federal' con presencia de gobierno autonómicos.

Es la primera vez que Sánchez participa en una Ejecutiva del PSC; el último líder del PSOE en hacerlo fue Alfredo Pérez Rubalcaba, cuando el 7 de enero se encontraron en Barcelona las cúpulas de ambos partidos —entonces el líder del PSC era Pere Navarro—.

A la sede del PSC  también han acudido otros dirigentes de ambos partidos: el secretario de política federal del PSOE, Antonio Pradas; la diputada del PSC en el Congreso y miembro de la Ejecutiva del PSOE, Meritxell Batet; el presidente del PSC y alcalde de Lleida, Àngel Ros, y la secretaria de Organización del partido, Assumpta Escarp.


http://www.quoners.es/q/referendums