Público
Público

Sánchez Galán asegura en Nueva York que la economía española entra ya en un "cambio de tendencia"

El presidente de Iberdrola afirma que "España es un país solvente" que "ha demostrado su capacidad de financiarse"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, aseguró hoy en Nueva York ante una audiencia formada por representantes del mundo empresarial y financiero estadounidense, que las reformas en España 'no se pararán' y que la economía española está entrando ya en un cambio de tendencia. En el comienzo de la gira que realiza esta semana por Estados Unidos una delegación del Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), en el que están representadas las principales empresas españolas, Sánchez Galán explicó que ya es perceptible el 'cambio de tendencia' y que todos los pronósticos independientes apuntan a que España volverá a crecer en 2014, e incluso antes.

El presidente de Iberdrola presentó, junto al economista del Peterson Institute Ángel Ubide, las conclusiones del informe del CEC España, país de oportunidades, que refleja la visión positiva que una quincena de grandes multinacionales españolas tiene de las potencialidades del país y de su capacidad para recuperarse. Frente a los más agoreros que en lo peor de la crisis pronosticaron que España no podría financiarse, que carecía de voluntad política para reformar su sistema productivo e incluso que tendría que abandonar el euro, Sánchez Galán afirmó que 'España es un país solvente' que 'ha demostrado su capacidad de financiarse', y que su economía 'ya no está dirigida por la construcción, sino por la innovación y las nuevas tecnologías'.

Como ejemplo de las exageraciones que se dijeron sobre España, comentó que el coste real de la reestructuración del sector bancario español ha resultado ser 'migajas', si se la compara con lo que han requerido otros países del entorno. A este respecto, en declaraciones a los periodistas, instó a las autoridades de la Unión Europea a hacer también 'los deberes' en lo que respecta a la puesta en marcha de la unión bancaria, que contribuiría a una reducción de los costes de financiación para países periféricos como España. 'Si las empresas españolas tuviesen el mismo nivel de tipos de interés que las rivales de otros socios, todavía seríamos más competitivos', apuntó.

'No se ha hecho todo, pero todo lo que se ha hecho está devolviendo al país a la senda del crecimiento', insistió respecto de los cambios introducidos en el sistema productivo y regulatorio español. Entre otros datos, el informe del CEC revela el 'histórico' ajuste registrado en la balanza por cuenta corriente: más de 88.000 millones de euros en cinco años, gracias al crecimiento de las exportaciones, cifrado en un 25 % respecto de los niveles anteriores a la crisis. También han sido 'históricos', según el documento, la corrección del endeudamiento llevada a cabo por el sector privado, y el ajuste fiscal en las administraciones públicas: 4,9 puntos porcentuales del PIB en un solo año (2012), 'todo un récord para un país desarrollado', según resaltó a la audiencia el economista Ángel Ubide.

En el debate posterior, Sánchez Galán respondió a una pregunta sobre el riesgo de que las autoridades españoles se muestren ahora más complacientes, menos decididas a completar las reformas que quedan por hacer, como la relativa a la administración pública. 'En absoluto', dijo, 'las reformas no pararán', y explicó que conoce personalmente a algunos de los encargados de llevarlas a cabo, los cuales 'han renunciado a puestos muy bien remunerados en el sector privado para servir en la Administración', y cuyo compromiso con la regeneración de la economía española es completo.

El presidente de Iberdrola también fue preguntado acerca del déficit de tarifa en el sector eléctrico español, esto es, la deuda generada al ser los ingresos vía recibo de la luz insuficientes para cubrir los costes del sistema. 'Tengo el compromiso de las autoridades económicas de hacer la titulización tan pronto como puedan', respondió el presidente de Iberdrola, y añadió que los diferenciales en los tipos de interés de la deuda 'ya no son excusa para no titularizar'. 'Se ha hecho mucho, pero el compromiso del Gobierno es hacerlo al cien por cien'. 'Es cierto que tienen que acelerarlo, conozco la preocupación de los inversores al respecto', añadió el Ejecutivo español.