Público
Público

Sánchez gana la París-Niza pese al ataque de Contador

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Luis León Sánchez ganó la carrera París-Niza a pesar de un atrevido ataque de su compatriota Alberto Contador en la octava y última etapa alrededor de Niza celebrada el domingo.

Otro español, Antonio Colom, del equipo Katusha, fue el primero en cruzar la línea de meta de una etapa de 119 kilómetros con tres puertos de primera categoría, al superar a Contador y al luxemburgués Frank Schleck, del Saxo Bank.

Sánchez, corredor del Caisse d'Epargne, que se hizo con el liderato tras ganar la etapa el sábado, terminó la etapa a 17 segundos, según los resultados provisionales, manteniendo su maillot amarillo por una ventaja de un minuto sobre Schleck.

"Me fié de mis compañeros y quiero agradecérselo", manifestó el español, que el año pasado ganó la última etapa de esta clásica. "Para mí es alucinante haber estado peleando con Alberto, que es un buen amigo, por la victoria final".

El francés Sylvain Chavanel, del Quick Step, fue tercero, nueve segundos por detrás con Contador, que perdió el liderato al sufrir una pájara el sábado, y terminó cuarto a 1,24 del ganador.

El líder del Astana atacó justo antes de iniciar la escalada de 7,2 kilómetros del Col de la Porte, con una inclinación media del 7,2 por ciento.

Alcanzó rápidamente a un grupo de fugitivos y se escapó con un pequeño grupo formado por el francés Sandy Casar, el estonio Rein Taarame y el español David López García, a los que se unió rápidamente Aitor Hernández.

Escalaron el Col de la Porte a un ritmo alto y abrieron una brecha de dos minutos 30 segundos respecto a Sánchez, que perdió varios segundos con un pinchazo en el ascenso.

En el descenso, el Saxo Bank marcó el ritmo del pelotón y la ventaja de Contador se había reducido a 15 segundos antes del ascenso al Col de la Turbie.

A pesar de ello, el de Pinto utilizó sus habilidades como escalador para incrementar la ventaja de nuevo hasta los 52 segundos, aunque tras esprintar en solitario al Col d'Eze, fue alcanzado finalmente por Schleck y Colom a 9,5 kilómetros del final.

Colom, su antiguo compañero en el Astana, se lanzó al sprint y aguantó la respuesta de Contador.