Público
Público

Sánchez Vidal cree que la película "La misión" debería haber sido una producción española

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor Agustín Sánchez Vidal, que hoy ha ganado el Premio Primavera de Novela con "Nudo de sangre", cree que los españoles utilizan poco, a la hora de novelar, "el filón del Imperio Inca", un imaginario colectivo que "les pertenece de lleno y que aún está instalado en el idioma".

"Nosotros deberíamos haber hecho la película de 'La Misión'", aseguraba hoy Sánchez Vidal en la rueda de prensa en la que se hizo público el fallo del Premio Primavera, dotado con 200.000 euros para la obra ganadora y con 30.000 para la finalista, que en esta ocasión ha recaído en Luis del Val y su novela "Crucero de otoño".

"Me da rabia que seamos incapaces de imaginarnos a nosotros mismos donde sí vemos a Indiana Jones o a Tintín", decía Sánchez Vidal, salmantino de nacimiento pero afincado en Zaragoza desde hace cuatro décadas, y autor de obras como "Buñuel, Lorca, Dalí: el enigma sin fin", Premio Espejo de España 1988.

El escritor es partidario de la novela de aventuras, sobre todo si se trata de recrear "una riqueza tan inagotable" como la que encierra la cultura inca, de la que destaca su capacidad para integrar otras muchas culturas y su respeto al territorio.

"Es una cultura que sobrevive, y eso hay que decirlo en honor de ellos y también de España, porque muchas veces la leyenda negra vende una visión de la época de la Conquista de América diferente a lo que fue aquello", asegura Sánchez Vidal, de 59 años.

En "Nudo de sangre" queda palpable la fascinación que ejerce sobre su autor este imperio, "posiblemente el más organizado de América" y que no utilizó la escritura "en los términos que conocemos. Tenían un registro pormenorizado de todo y lo hacían con cuerdas, un sistema que sigue sin descifrarse del todo" y que constituye "un auténtico misterio y enigma".

Los nudos eran el sistema de escritura de los incas (la palabra quechua significa "cuerda"), y en la lengua española "quedan vestigios de aquella forma de contabilizar y se habla, por ejemplo, de la trama de un relato o del nudo de una historia", añadía el autor de la novela ganadora, ambientada en los siglos XVI y XVIII.

Cuando llegaron los españoles al Perú, "se produjo un choque traumático. Un país como España, que entonces era la primera potencia del mundo y que tenía barcos, pólvora, cañones y caballos, se enfrenta con una civilización que no tiene moneda ni escritura, que no tiene el hierro ni la rueda ni animales de carga".